Home - 100% Latina - Marianella Cordero, una periodista que corre y una corredora que escribe (Parte I)

Marianella Cordero, una periodista que corre y una corredora que escribe (Parte I)

Marianella Cordero es una periodista costarricense que en el año 2009 descubrió el pasatiempo que se convirtió en el nuevo estilo de su vida, correr.

El año pasado participó por primera vez en su vida en la maratón de la ciudad de Nueva York, de poco más de 42 kilómetros, una experiencia que marcó su vida, su carrera y su pasión por el deporte que practica con gran constancia y determinación.

Desde 2008 escribe en su propio Blog llamado “Una vuelta a la manzana”, donde relata a todos sus lectores sus vivencias como corredora, redescubriendo cada día las maravillas que le ha dado este deporte.

Tuve la oportunidad de hablar con ella unos días antes de la maratón de Nueva York que correrá este 2012, la segunda en su vida, y empecé preguntándole por este Blog que ha inspirado a muchos a ponerse las tenis y correr.

¿Cómo empezó “Una vuelta a la manzana”?

En el año 2009 salí a dar una vuelta a la manzana. Estaba muy triste, yo vivía por Rohrmoser y dije: “Voy a dar una vuelta”. Salí a caminar y cuando me di cuenta subía y bajaba el bulevar, entonces empecé a trotar y un día ya estaba corriendo.

Después fui a dar por la calle vieja Multiplaza, volví y dije: “¡Ah, no! ¡Ya puedo hacer otras cosas!” Y en eso salió lo de los mineros chilenos y había uno que corría en la mina y lo invitaron a participar de la maratón de Nueva York. Él la corrió y la terminó, entonces yo pensaba: “¡Si él lo hizo tal vez yo puedo!”

Conozco mucha gente que me ha dicho: “Yo leo su Blog, y estoy corriendo mis primeros 10 kilómetros”. Si lo que yo hice a alguien le ha servido para algo, maravilloso.

Entonces me apunté; yo funciono así, primero me apunté y luego dije: “Ahora sí, ¿qué hago?”. Porque si no uno no lo hace, es como un examen, usted no estudia si usted no tiene examen. Ya habiéndome inscrito para la maratón busqué un grupo y un entrenador y le pregunté si él creía que yo podía y me dijo que sí, y comenzamos ese mismo día.

Yo había visto la película “Julie & Julia”, a mi me gustó lo que la muchacha hacía. Ella dijo: “Yo soy tan poco constante que mejor voy a ir apuntando cada receta que haga”, y yo pensé que estaría bien llevar un diario con lo que uno va logrando, pero lo pensé mucho para mi misma y ya después me di cuenta de que había gente que lo leía.

Marianella Cordero

Conozco mucha gente que me ha dicho: “Yo leo su Blog, y estoy corriendo mis primeros 10 kilómetros”. Yo no lo digo para tirarme flores sino que de verdad creo que tiene un efecto multiplicador, porque lo que hizo Edison -el minero- me sirvió a mi, y creo que él ya no corre. Si lo que yo hice a alguien le ha servido para algo, maravilloso.

“Una vuelta a la manzana”, es un ejercicio personal para mi. Como periodista me divierte mucho, como corredora me ayuda a no perder la constancia. Nadie me está pagando, nadie me está obligando, yo lo hago por gusto y como periodista me siento súper orgullosa de eso.

¿Y cómo le diría a la gente que puede empezar a correr?

Yo pongo el reloj y me levanto a las 4, punto. Ya es parte de mi vida.

Poniendo el reloj, o sea, usted pone el reloj para mañana y decide que mañana va a ir a La Sabana pero tiene que poner el reloj hoy porque al menos yo, para todo soy así, no me gusta que me digan: “Después lo hago” o “vieras que quiero tal cosa” o “¡Qué dichosa usted que hace eso!”, no es dichosa, es que yo pongo el reloj y me levanto a las 4, punto.

Si está lloviendo, pongo el reloj a las 4; si estoy cansada, pongo el reloj a las 4, ya es parte de mi vida, ¡pero como es algo que yo quiero tanto! Cuando usted quiere algo con todas sus fuerzas, usted lo hace. Hay gente que lo pospone y dice: “¡Ay, que lindo! Una maratón ¡Que belleza!” Y nunca hacen nada, entonces lo primero es que usted ponga el despertador, entonces dejé las tenis listas, aunque salga sólo a caminar, pero ya fue el primer día y usted dice: “Mañana troto, pasado mañana hago otra cosa”, es algo que nadie puede hacer por uno, por eso es tan difícil, por eso uno admira al que llega de último, porque el que llega de último le gana al que nunca se levantó.

¿Cómo se ha preparado para la maratón de Nueva York?

Es un proceso de madurez y lo bonito de correr es que le cambia a uno el carácter.

El año pasado yo corrí la maratón, la terminé; y ahora que yo la voy a hacer otra vez -si Dios quiere- yo veo hacia atrás y digo: “¡Yo no sé cómo la vez pasada lo logré!” El año 2011 fue como para demostrar que todo el mundo lo puede hacer, porque yo no iba al gimnasio y comía bien, pero no “tan” bien y tenía mucho susto.

Yo me acuerdo que pasé con el estómago revuelto, bueno… Fue un desastre, en cambio ahora como ya sé a lo que voy, tengo tanta emoción y me quiero ir ya porque sé que hice mejores entrenamientos este año que el año pasado. Es un proceso de madurez y lo bonito de correr es que le cambia a uno el carácter.

Marianella Cordero

¿Qué siente cuando va mejorando el tiempo?

¡Ay! Bueno… Creo que la última que mejore fue una nocturna de EPA, mejore 6 minutos, en Tamarindo también. Pero no sé explicarlo porque son los 6 minutos y terminar menos cansado que el año pasado, y entonces usted dice: ¡Ha valido la pena!  Y le ayuda a uno a admirar el esfuerzo de los profesionales.

A mi Gabriela Traña llega y me dice que corrió maratón de 2:20 a 2:16 y le hago un monumento, creo que uno menciona mejor el esfuerzo de ellos como profesionales, porque ellos entrenan todos los días para mejorar una centésima y a veces por esa centésima se quedan afuera de algo y a mi me parece que eso son satisfacciones personales. Algún día correré 10 km en menos de 1 hora, no sé cuándo va a ser, pero el día que pase va a ser una alegría.

¿Qué se siente estar en Nueva York corriendo? ¿El ambiente cómo es?

Dudo que haya una maratón más linda que la de New York.

Vea, yo sólo he corrido maratón ahí y la gente le dice a uno: “Haga la de Chicago, es muy bonita”, “¿porqué va a repetir esa?” Yo no sé, pero a mi me parece que a parte de que es una ciudad única yo dudo, y lo digo con respeto, no lo digo con arrogancia porque además no es mi ciudad y no soy estadounidense, pero yo dudo que haya una maratón más linda que esa.

No creo, no puede haber, es que es la ciudad más genial de todo el planeta y usted puede correr y pasa 5 puentes que son lindísimos y la gente esta en la calle, apoyando. Siempre ponen el ejemplo de que usted no puede jugar en el mismo partido en el que juega Lionel Messi, ni se va a tirar la misma piscina que Michale Phelps, pero ahí todos los 48 mil lerdos vamos detrás del que gana. Entonces uno dice: “¡ES UN HONOR!”.

Ahora, que uno llega 6 horas después que el que gana, no importa; la ciudad tiene un carisma y una fuerza tan impresionante.

¿Hasta dónde piensa llegar como corredora?

Quiero llegar hasta donde pueda, porque me siento más joven, más fuerte, más saludable y más feliz.

No sé, yo no se si se quita. Es que no he visto casos de gente que corra y deje de hacerlo, de alguien que diga: “¿Sabe qué? Me harté de esto, me paso a la bicicleta”.

Hay gente que lo combina con triatlón y se ponen a nadar y todo, pero yo siento que quiero llegar hasta donde pueda, porque me siento más joven, más fuerte, más saludable, más feliz, y espero que no se acabe. Uno siempre está pensando en cual carrera sigue, por eso es que las inscripciones se acaban tan rápido, porque ya salieron las del 31 de diciembre, las de San Silvestre y yo ya me apunté.

Entonces uno dice: “Que raro, ¡pará! ¡Ya la corriste!” Pero eso no importa, si la puedo hacer otra vez, voy a hacerla. Tal vez un deporte que, como me dijo un amigo mío, es para gente muy solitaria, todos somos personas que nos vemos un ratito en la mañana y lo que tenemos en común es eso, que corremos, y nadie lo entiende a uno, sólo otros que corren.

Yo no sé si eso se quita. Yo no sé si después de esta yo voy a decir: “Bueno, ya corrí Nueva York dos veces, es suficiente” o voy a querer correrla otra vez, yo pienso que tal vez sí, pero tal vez no. Además me da miedo porque es muy caro y muy complicado, y uno pasa todo el año pensando en eso, pero es bonito.

Marianella Cordero

¿En qué punto se encuentran periodista, corredora y persona?

Yo me siento mejor persona desde que corro.

Bueno, la persona porque yo me siento mejor persona desde que corro. Como periodista sí me ha servido, porque uno se fija en otros detalles, porque a los periodistas nos cuesta mucho buscarle cosas distintas a una misma actividad, el día de la madre todos van al hospital a ver el primer bebé que nace, el 2 de noviembre todo el mundo entrevista a la gente en el cementerio, en cambio, yo todas las veces que corro encuentro algo distinto, entonces, yo trato de ver cosas nuevas que puedan interesarle a quienes corren y a quienes no.

Y la corredora, pues yo sé que algún día voy a ser buena, y voy a hacer tiempos mejores, yo soy mejor corredora este año que el año pasado, yo con eso me siento feliz, gamas de estar más fuerte, más saludable, al rato me muero el otro año, pero bueno, yo espero que no, yo espero morirme dentro de noventa años, esto es algo que lo completa mucho a uno, y le ayuda a soñar.

MENSAJE DE MARIANELLA CORDERO PARA QUIENES QUIEREN EMPEZAR A CORRER

Al que quiera correr, que ponga el reloj, porque esa es la diferencia. deje las cosas listas hoy, acuéstese temprano y ponga la alarma. Sino, las tenis no corren por usted aunque sean las más geniales, las más nuevas.

Hay que tener fuerza de voluntad. Además, si no quiere hacerlo no puede ir obligado, si usted tiene ese sueño, HÁGALO, pero le va a tocar hacerlo todo solo. Aunque tenga un grupo de 100 personas con el que corra es usted el que pone el reloj y quien dice: “¿Me levanto o no me levanto?” Y cuando se de cuenta, lo va a hacer.

Puedes seguir a Marianella Cordero en su cuenta de Twitter @marianellacorde y pontro podras disfrutar de la segunda parte de esta entrevista.

Colaboracion de Jovel Alvarez

1 comentario

Déjanos tu comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*