Home - 100% Latina - Karyn Coo, diseñadora: “Lo que yo hago no es moda”

Karyn Coo, diseñadora: “Lo que yo hago no es moda”

Con tan sólo 23 años, esta joven chilena, ganadora del segundo ciclo del programa Project Runway Latin America y admiradora de Vera Wang y Rodarte, comienza a consolidarse tanto en la escena local de su país como en el extranjero, lo cual la tiene muy motivada, atenta y, sobre todo, ansiosa de que su trabajo anti-fast fashion, dé los frutos que todo diseñador anhela: reconocimiento y admiración.

A mediados de su carrera de Diseño de Vestuario en la Universidad del Pacífico, en Chile, Karyn Coo Muller consigue una beca para concretar un intercambio estudiantil en la Universidad Argentina de la Empresa, en el país del tango y las deliciosas carnes.

Pasados 6 meses de su extensa travesía, Karyn toma una difícil determinación: no volver a Chile y, por tanto, situarse en tierras bonaerenses para dar comienzo a una nueva vida, tanto en el plano afectivo como en el profesional.

Esta decisión hizo que su vida cambiara en 180 grados, lo cual la convirtió en una mujer mucho más independiente y con ansias de desarrollar más firmemente su carrera como fashion designer.

Fue así como meses más tarde, se enteró del llamado a casting de la versión latina del conocido reality show Project Runway, programa que en su edición original es dirigido por la top model Heidi Klum, y que tiene como fin reclutar a un grupo de jóvenes talentos que con mucho perspicacia y creatividad, deben convencer a un exigente panel de jueces, con sus elaborados diseños propios.

En su segunda edición latinoamericana, Miss Coo resultó ganadora y dos de los premios eran  realizar un photoshoot para la revista Glamour Latinoamérica –que saldrá en abril- y exhibir una de sus colecciones en el magno evento Mercedes-Benz Fashion México.

En medio de su nueva vida, en donde asiste a diversos eventos de moda e imparte clases en una universidad chilena, Karyn se da unos minutos para conversar con nosotros.

Cuéntame de tu paso por Project Runway Latin America ¿Quién era Karyn antes del reality? ¿La misma de hoy? ¿Existió un cambio tras tu paso y triunfo por el programa?

Soy súper chica, tengo recién 23 años. La verdad es que mucha experiencia no he tenido. Antes del programa, era una diseñadora que luchaba día a día por darse a conocer y yo creo que es lo que nos pasa a mucho, me imagino que mucha gente se siente identificada conmigo por eso, pero trato de siempre mantenerme igual, súper inocente, tranquila, soy súper apegada a mi familia, a mis amigos, no me gusta mucho creerme el cuento tampoco. Trato de mantenerme un poco alejada de lo que son las críticas, porque creo que hay cosas que no son muy sanas tampoco, que no son enriquecedora y por eso podría afirmar que sí, en esencia, sigo siendo la misma, totalmente. Project… me ayudó en un montón de cosas: en conocerme a mí misma, los límites a los cuales uno puede llegar, si tienes un problema hallar la mejor manera de resolverlo, ser eficiente, trabajar en equipo, la verdad es que el programa me entregó muchísimo, ahora puedo decir ‘sabes que sí, me la puedo, y por algo gané’, eso es buenísimo.

Uno de los jueces de Project… era Mariano Toledo, actual director creativo de Dimensión Azul ¿Qué tal la experiencia de conocer a este connotado diseñador argentino?

Ha sido heavy. La verdad es que me inscribí en el programa para conocer a Mariano. Yo a él desde siempre lo seguí, lo admiro muchísimo como diseñador, y dije, bueno, me voy a inscribir a Project…, en una de esas quedo y en una de esas puedo conocer a Mariano Toledo, o sea, ese era mi principal fin y fue increíble, te juro. Llegamos a Miami, estuvimos como 5 días conociéndonos entre todos los participantes, y yo no hallaba las horas para conocer a Mariano, te juro, y cuando lo vi por primera vez entrar, me quedé así… (gritos)

No puedo creer  que está acá, porque te juro que lo adoro. Hicimos súper buena onda, nos llevamos súper bien. Es increíble que hoy día le pueda mandar un mail o llamar por teléfono e invitarlo y comer y que él me diga dale, o sea, como que todavía no me la creo. Lo admiro mucho, ya que con él compartí ‘ene’ cosas, nos enseñó mucho.

 ¿Qué te parecen todos estos programas tipo reality –como ANTM o Project Runway– ya habiendo vivido la experiencia? ¿Piensas que efectivamente constituyen un aporte, una tribuna para la carrera de una persona?

Creo que, de partida, hay dos tipos de realities: al reality que yo me metí era netamente relacionado a mi trabajo y a mis habilidades de diseñadora, y gracias a Project… me han llegado un montón de ofertas, pero si me preguntas si me metería a un reality, no sé, de baile, la verdad que no, ni me interesa, pero creo que iniciativas, como realities de chef, en donde en el fondo se valora tu esfuerzo, a lo que te dedicas; me parece que eso es súper buena iniciativa para uno personalmente porque como te decía, es increíble la cantidad de cosas que uno puede aprender, me conocí  mi misma, me hizo también creerme el cuento y decir ‘sí, puedo hacer un vestido para los Óscar en 12 horas’ y darle, y te desafías a ti mismo. Project… fue algo muy lindo y que guardo como un recuerdo de mucha nostalgia, de hecho, la final del concurso, creo que ese ha sido el mejor día de toda mi vida.

¿Qué pasó por tu cabeza cuando decidiste confeccionar, para la final del programa, un desfile con motivos circenses?

Me inspiré en el circo porque quería hacer algo que se reflejara con lo que era mi personalidad, quería mostrar muchas cosas; quería que se viera a la Karyn que se vio en el programa, mi esencia de niña, de inocencia; quería reflejar también lo que era Latinoamérica, tenía un montón de cosas que no tenía como juntarlas. También quería integrar algo chileno y lo metí en una juguera y dije ‘creo que el circo latinoamericano inspirado en Chile, puede funcionar. Creo que las mejores cosas salen cuando uno no las fuerza, y tenía un par de temas en el tintero, vi una exposición en el GAM (Centro Gabriela Mistral) del Circo Latinoamericano, dije ‘ah, esto es’ y ahí partí de inmediato. Fui, me compré el libro, me leí todas las historias de los tony.

Estuve mirando tu sitio web y me llamó la atención, además de tus diseños, una especie de lema tuyo, que dice “No pretendo hacer moda, lo que sí pretendo es crear algo diferente al de al lado” ¿cuál es la razón de ser de ese lema y cuán factible crees que es de alcanzar?

Mira, creo que la moda, en sí, es algo muy frívolo, muy superficial. Lo que siempre trato de hacer con mis diseños es que tengan sentimientos, o sea, por ejemplo, en la pasarela final de Project…, tenía mucho más que sólo circo, había alegría, gente emocionada, por eso me gustan las cosas muy etéreas, lo que vuela, porque me gusta que la gente sienta lo que yo estoy sintiendo, contar una historia, es cada pedacito de mí como diseñadora lo que esta atrás, esta todo súper pensado, y la moda, en verdad, es algo que pasa de temporada, rápido. Tenemos a tiendas como Zara, Falabella, que sacan colecciones cada 15 días, eso es moda, pero lo que yo hago no es moda, no me gusta caer en esa palabra.

Habiendo nacido en Chile y vivido en Argentina, ¿cómo ves a ambas naciones en cuanto a diseño? ¿Son comparables?

Creo que en Buenos Aires está todo súper centralizado, nos lleva bastantes años de ventaja, o sea, nosotros estamos yendo recién hacia ese camino, tú sales a las calles argentinas y no encuentras moda, encuentras diseño, encuentras arte, cultura, la gente expresa lo que quiere decir, se visten como quieren sin importar lo que diga el resto, acá en cambio, estamos en una sociedad que en el fondo es una especie de burbuja impresionante, si alguien se viste un poco más diferente lo tildan de gay o de raro, estamos súper conservadores, creo que de a poquito hemos ido saliendo, con diseñadores, la gente ya quiere dejar de vestirse igual al del lado, porque ya creo que nos estamos aburriendo un poco del retail, de esa fuerza de la moda en donde todo es comprar e, incluso, siento que estamos volviendo a lo que es la ropa usada, yendo al baúl de la abuela. En Buenos Aires se pueden hallar esas cosas, hay un montón de ferias para recorrer, hay mucha más historia, cultura, tendencia, hay muchos diseñadores buenos, mucha moda nacional.

Todo lo textil lo compro en Baires, lo mando a hacer, y cuando está terminado, lo traigo a Chile, pero ¿qué pasa? no es por tema precio ni nada, sino que la calidad textil de allá, es superior a la de Chile, acá todo lo traen de China, para hallar seda cuesta muchísimo y sale carísimo, en cambio en Argentina, hay talleres de lo que se te ocurra: si quiero mandar a hacer chaquetas de cuero, hay un taller especializado; si quiero que me forran botones o alta costura, también hay, de verdad, lo que se te ocurra, entonces, es un agrado tener diversos talleres para no limitarte a tener que diseñar un montón de poleras básicas.

¿Que opinión tienes del fast fashion?

No soy un adepto del fast fashion, todo lo contrario, de hecho, estoy muy a favor del slow fashion, slow food, slow todo (risas). Odio McDonald’s, las tiendas de retail, creo que nos han contaminado la mente heavy, nos han maleducado. Al final. lo barato cuesta caro, claramente. Uno llena el clóset con cosas que ni te pones porque al final acumulas y acumulas, Yo soy súper poco consumista, amo la ropa usada, me gusta comprar buenos básicos, como unos ricos pantalones o una linda blusa blanca, pero todo lo que es el fast, no.

Aparte, lo que pasa, es que las prendas son de mala calidad, lo compras barato, pero te dura un par de meses y lo tienes que botar. De repente, creo que la gente tiene que optar por un poco más de calidad, para que te dure temporada tras temporada. Es la mejor inversión.

Sientes que los latinos, en general, ¿tienen desarrollado el sentido de la moda? ¿Alguno en particular, característico de nuestra Región?

A la gente nos encanta encasillarnos como súper fogosos, que nos gustan los colores, que las mujeres son ‘pechugonas’, súper escotadas, y siento que eso ha cambiado, por ejemplo, me llamó mucho la atención en la pasarela del Fashion Week Brasil, lo jugada, lo europea que se veía. Creo que hay muchos diseñadores latinos que nos estamos saliendo un poco de las casillas. La visión que uno tiene de moda latina, perfectamente puede estar en una pasarela europea. Creo que tenemos mucho estilo, mucha clase, mucho gusto.

Es muy típico de los brasileros los colores, pero ahora todo es súper nude, con una clase y un minimalismo que te juro me quedé impactada, y las pasarelas en Baires también, es todo súper etéreo, les gusta mucho la deconstrucción, saber de qué está hecha una prenda.

Dentro del mismo tema, ¿crees que es posible que los chilenos mejoren su estilo, se atrevan? ¿Qué hace falta en Chile para que la moda sea parte de nuestro ADN?

Creo que de a poquito se ha ido haciendo parte de nuestro ADN, de a poco la gente se está interesando por mirar y por estar al día en lo que está pasando afuera. Eso es clave.

 ¿Cuáles son tus metas más próximas? ¿Y a largo plazo?

Tengo ganas de abrir mi propio local acá en Santiago. Estoy buscando. He demorado porque me pasa que no encuentro lo que quiero y como las mejores cosas aparecen por casualidad, estoy esperando que aparezca. También me gustaría diseñar ropa masculina, ya que en Chile sí que no hay ropa de hombre, ¿qué onda?

Mientras encuentras el lugar indicado, ¿La gente dónde puede encontrar tus creaciones? ¿Cuáles son las maneras de adquirirla?

Me pueden contactar por mi página web www.karyncoo.com, y también tengo acá abierto mi showroom. Además, quiero lanzar un shop online para Latinoamérica. Lo iba a sacar ahora en marzo, pero la verdad falta tiempo, así que estamos trabajando en eso con mi equipo  para estrenarlo pronto.

Puedes seguir a Karyn en Twitter @Karyncoo

 

 

1 comentario

  1. Me parece genial que por fin los latinos nos estemos aburriendo de copiar todo y adoptemos una nueva identidad. Siento que en todos los ámbitos tenemos mucho por mostrar. En lo personal me siento orgullosa de ser chilena y latinoamericana, podemos esto y mucho más!! Excelente la nota y el sitio, los felicito muchachos, ¡gran iniciativa!

Déjanos tu comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*