Home - 100% Latina - Leana Astorga: La periodista nicaragüense que avanza a pasos agigantados en USA

Leana Astorga: La periodista nicaragüense que avanza a pasos agigantados en USA

Su humildad, perseverancia y energía son las características más sobresalientes de Leana Astorga. La joven periodista que se ganó el cariño y respeto del público hispano, gracias a su incansable trabajo para programas como “7 Días”, en los cuales no dudó en arriesgar su vida, para llevar a la pantalla las historias más escalofriantes y emotivas.

Nuestra cita es en el corazón de Coral Gables, en Miracle Mile, donde Leana llegó radiante y con mucho ánimo. Un hombre que transita por el lugar la reconoce y junto con saludarla, la felicita por su trabajo. Ella se toma las muestras de cariño con mucha humildad y mucha emoción: “Uno trabaja para la gente. Siempre digo: Si no te gusta que te hablen o que se acerquen a tí, dedícate a otra cosa. Uno se debe al público y no me molesta que me hablen y me paren en la calle, es parte del trabajo”.

Esta periodista poco sabe de tiempo libre, desde que aterrizó en Estados Unidos, hace cuatro años y medio, ha desarrollado su carrera en New York y Miami. Y a pesar de su corta edad, ya fue galardonada con dos premios EMMYs, por sus trabajos en periodismo de investigación.

“Imagínate, todas las categorías de los EMMYs son  importantes, pero el ganar la categoría de mejor talento en cámara y mejor periodista narrativa significó mucho. En esa categoría están nominados muchos gringos y éramos sólo dos hispanos. Algo muy difícil de ganar porque estábamos compitiendo con cadenas como ABC, CBS. Cuando dicen mi nombre como ganadora y aparezco en la pantalla gigante… no lo podía creer, no podía hablar, no creía lo que estaba pasando”.

¿Cómo fue llegar a Estados Unidos?

Fue un milagro llegar a este país. Yo siempre tuve el sueño americano, quería comerme el mundo. Mis abuelos que vivían en New York habían hecho una petición familiar hace muchos años atrás, pero nunca salía. Y entonces cuando por fin llegó esa petición, yo tenía 20 años y el abogado nos dijo que yo no entraba porque era mayor de edad.

Soy una mujer de mucha fé, y recuerdo que estaba súper enojada con Dios, le comencé a reclamar. Y nada, cuando mis padres fueron a la embajada a recibir los papeles, 5 días antes que yo cumpliera los 21 años, me aprobaron la residencia. Fue un milagro, así que entré por petición familiar y me mudé a New York.

Y comenzaste a golpear puertas.

Sí, yo tenía cuatro años de ejercer el periodismo en Nicaragua. En mi país era una conductora conocida, había hecho trabajos especiales en Colombia, en Atlanta, tenía mucho training y beneficios. Cuando uno llega aquí parte de cero, no eres nadie. Entonces me di contra la pared de hielo, pero siempre he sido soñadora.

¿Qué fue lo más difícil?

Que tocaba puertas y no se abrían. En New York son pocos los canales en español y uno se pregunta, ¿qué hago acá? El primer mes subí 15 libras y se me paralizó la columna porque estaba muy estresada.

HEREDERA DE TALENTO

La madre de Leana también es periodista y fue quien desde pequeña, la involucró con el mundo de las comunicaciones. Esta bella nicaragüense recuerda que desde niña, su madre le daba como tarea leer el periódico y la grababa.

¿Fue tu madre quien te incentivó a estudiar periodismo?

Yo estudié comunicación porque quería ejercer las public relations de las grandes compañías, no quería dedicarme al periodismo de prensa como tal,  porque siempre ví a mi madre hacerlo y sabía lo duro que es este oficio. Finalmente me gradué a los 20 años y empecé a trabajar como conductora en un morning show en Canal 2, el canal más grande de televisión en Nicaragua, y también trabajaba para el noticiero.

UNA BELLEZA LATINA

Leana Astorga, dejó New York y llegó a Miami, a través del concurso “Nuestra Belleza Latina”, uno de los reality shows más famosos y vistos por el público latino en Estados Unidos.

Cuesta imaginar cómo, siendo una periodista de prensa llegaste al mundo del modelaje y los concursos de belleza.

Cuando uno da las noticias hay que ser seria, pero yo siempre he sido chistosa y me gusta agarrar la vida riendo. Pasó que Nuestra Belleza Latina estaba haciendo un casting en New York, yo apenas escuché el aviso me animé y mi compañera de trabajo me dice: “Leana, eres chaparrita y jamás en tu vida has modelado, ¿qué vas a hacer en un concurso de belleza? Yo le respondí que iba a hacer contactos y generar redes, a mi no me interesaba la corona, lo que yo quería era alcanzar una oportunidad para hacer lo que me gusta, contar historias.

“Me tocó estar en la tarima con traje de baño y sonriendo al público. La boca me castigó porque yo siempre me burlé de las modelos y de sus caritas. Al final, todas esas cosas de las cuales me reía y hasta me burlaba, me tocó hacerlas”.

A parte de generar redes y contactos, ¿qué aprendiste y cuáles son las enseñanzas que te dejó estar en un concurso de belleza?

Todo tiene una enseñanza, de todo se aprende, por eso hay que estar siempre despierto. Aprendí a no reírme y no burlarme de las modelos. Es una profesión tremendamente difícil y sacrificada, es un mundo que requiere de mucha disciplina y de muchas cualidades que hay que trabajar. No es fácil ser modelo. Quizás algunas de ellas por falta de tiempo no se dedican a leer, pero es un trabajo muy duro y a eso súmale que tienen una dieta muy difícil.

PRIMEROS PASOS

¿Qué pasó luego del concurso?

Me quedé en Miami con mi maletita. Una productora me hizo el contacto para llegar a Radio Caracol, trabajé gratis por cuatro semanas en el noticiero de la madrugada y luego me seleccionaron para comenzar a trabajar.

Leana en ese periodo también logró convertirse en rostro del canal hispano de West Palm Beach, cadena que luego se unió a CBS. “Me tocaba ir a West Palm Beach, estamos hablando de dos horas de viaje. Me levantaba a las 4 am todos los días porque trabajaba en Radio Caracol hasta las 11 am, luego viajaba al canal a hacer noticias ahí. Por dos años estuve manteniendo ese ritmo de trabajo, y llegó un momento en que no daba más, mi cuerpo no daba más”.

Leana aterrizó en el programa “7 Días” de América TeVe, en un momento en que se pensaba terminar con el show, la periodista reconoce que ese formato ha sido uno de los grandes retos de su vida, y el que le ha traído mayores aprendizajes.

Te vimos emocionarte, reír, arriesgar la vida en tiroteos, ¿cuál es el reportaje que más te impactó?

Todos tienen matices diferentes. El más duro sin duda fue el de Cuba porque fue muy difícil por temas de grabación, de producción, de todo. Después de Cuba me dio una gastroenteritis tremenda. Yo llegué como turista y en La Habana contraté a un camarógrafo, que lógicamente jamás diré su nombre por su seguridad. Me metí a lugares donde nadie se mete, al mercado campesino por ejemplo. Para lograr entrevistas me hice pasar por cubana, fue muy complejo.

Y ese sin duda es uno de tus reportajes más vistos en el mundo.

Me pasaron muchas cosas curiosas con ese trabajo. Me volví famosa en Cuba, y es extraño porque la gente allá en su gran mayoría no tiene internet, pero se pasaban el documental en video. Entonces mucha gente me conoce.

Fue muy difícil todo… me duele porque luego de que el trabajo salió al aire pasaron muchas cosas. En una parte del reportaje un muchacho al que entrevisté me dijo: “yo estoy preso desde que nací, porque esto es una cárcel”, a ese joven lo metieron preso luego de que se dio a conocer el trabajo,  y eso duele, porque lo menos que uno quiere es perjudicar a la gente.

¿Regresaste a Cuba luego de filmar?

No puedo volver a Cuba, ya me conocen, recibí correos con amenazas. Gente que no entiende que contar historias es mi trabajo, en los correos me decían que por qué grabe en Cuba, que en mi país, Nicaragua, hay mucha pobreza también. Yo ya me jugué la primera carta sobre mi riesgo al ir y grabar el reportaje, no lo haré de nuevo.

También fue muy difícil tu trabajo en Puerto Rico.

Sí, ahí participé de un operativo policial, estuve en un tiroteo. Recuerdo que un muchacho estaba muriendo, en ese momento me dio un ataque de pánico. El joven tenía más de cinco agujeros en el cuerpo. Luego retomé mi trabajo y me puse a hablar con él para mantenerlo vivo… ví morir a ese hombre, fue muy fuerte.

¿Has necesitado ayuda psicológica después de un documental?

No, aunque me la han recomendado porque cuando hice un reportaje de violencia domestica tuve muchas pesadillas.

Leana Astorga actualmente es parte del canal SOiTV donde hace reportajes y series investigativas, también estudia su máster en Florida International University. A pesar de sus logros y galardones, esta hispana no deja de ser accesible, atenta y tremendamente aterrizada. A los jóvenes latinos periodistas dedicó estas palabras. “Hay que enfocarse en lo que uno quiere, el periodismo no es una carrera que te va a dejar millones, es un oficio que se debe a la gente. Hay que entregar al público las mejores herramientas para que tomen las mejores decisiones día a día. Luchen para ser un buen profesional, lean mucho, estén bien informados y jamás busquen ser jueces de nada ni de nadie”.

Puedes interactuar con Leana en su página de Twitter @LeanaAstorga. Disfruta de la galería de fotos de esta entrevista aquí.

3 comentarios

  1. no pierde lo bella, a pesar de lo que le ha tocado luchar y vivir

  2. Que bien por vos Leana, te saluda la nueva generación de comunicadores sociales de la UCA. Muchas Bendiciones y éxitos …..

Déjanos tu comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*