Home - 100% Latina - Rosalinda Rodríguez: “Yo quiero morir en un escenario”

Rosalinda Rodríguez: “Yo quiero morir en un escenario”

Cuando se habla de presencia escénica, organicidad, talento y versatilidad hay que mencionar a la actriz de fama internacional Rosalinda Rodríguez. Y es que quienes la conocen estarán de acuerdo en que son cualidades que posee y pone de manifiesto en cada trabajo que desempeña, ya sea en la televisión o  en las tablas.

Rosalinda Rodríguez nació en México, lugar donde dio sus primeros pasos artísticos. Con el transcurso de los años decidió llevar su carrera a otro nivel, por lo que viajó a Estados Unidos a probar suerte, y no se equivocó. La telenovela que le permitió darse a conocer internacionalmente fue  “La Revancha”, la cual fue grabada en Miami, Estados Unidos, en el 2000, y desde entonces ha figurado en importantes producciones.

Su trabajo más reciente en la pantalla chica fue en la súper producción de la cadena Telemundo “La Casa de al Lado”, en donde le dio vida a la ocurrente Karen Ortega. Con este papel la actriz mexicana, quien tiene un hijo que cumplirá 10 años, reafirmó, una vez más, que sus interpretaciones dejan huellas.

“La gente me ha dicho que le gustó mucho mi personaje, que se rieron mucho. A mí me da mucho gusto cuando me encuentro con personas, y me ha tocado en varias ocasiones, que dicen que les cambié la mañana, que les iluminé el día, que se rieron toda la noche. Me han dicho cosas muy extraordinarias.

Nosotros los actores también tenemos esa misión en la vida, es casi un apostolado de hacer feliz a las personas, de que encuentren magia y momentos divertidos en su vida aun cuando a veces están en una cama, porque se sintieron mal ese día, o han estado enfermo o pasan cosas tristes”, manifestó.

Durante nuestra conversación pude entender por qué es que muchos afirman que su carisma sobrepasa la pantalla y deja encantados a quienes la conocen en persona. .

Cabe destacar que Rosalinda posee una memoria prodigiosa, cualidad que dice haber heredado de su padre. Es impresionante ver cómo es capaz de repetir textos que meses o años atrás tuvo que memorizar para alguna presentación teatral.  Definitivamente, esta virgoriana y amante de los libros tiene ángel e innumerables talentos que la hacen brillar con luz propia dondequiera que se pare.

Esta valiosa intérprete nos contó, en exclusiva para “La Nueva Voz Latina”, cómo fueron los inicios de su carrera, qué fue lo que la impulsó a querer mantenerse delgada y hasta con qué actor conocido tuvo una mala experiencia, por supuesto, entre otros temas que no podíamos obviar.

¿Cómo fueron tus primeros pasos en el mundo artístico?

Yo recuerdo que la primera vez que me enfrenté a una obra de teatro se me cayó la baba, me quedé en shock. Yo era muy niña, tenía apenas 11 años. Era una obra de teatro muy simple que llegaron a poner en mi pueblo, donde no había nada de escenografía ni de glamour, solo eran dos actores sentados en un escenario vacío.  Eso a mí me impactó tanto que en ese momento decidí mi futuro. Yo dije: “Esto es lo que yo quiero hacer”. Y he tenido la suerte de que lo estoy haciendo y me siento muy bendecida.

Comencé con “Yerma”, de Federico García Lorca. Fue la primera oportunidad que tuve de subirme a un escenario. Hubo una audición, yo me presenté y me salió horrible, porque no tenía ni la más mínima experiencia ni nada. Me tembló la voz, me sentí mal y me volví a poner en la fila para volver a audicionar. Cuando me subí de nuevo al escenario, el director, a quien amo tanto, Rubén González Garza, me dice: “Oye, pero ya tú hiciste la audición” y le dije: “Pero la hice muy mal, déme chance de volverla a hacer”. Entonces la hice muy bien, me sentía más relajada y más contenta, gracias a Dios. De todas formas, el corazón era como un pájaro que se me iba a salir del pecho.

Me acuerdo que comenzaron los ensayos y yo fui tan feliz.  Bueno, es un texto maravilloso, era un grupo muy bonito, muy unido. Fue una puesta en escena donde no faltaba nada, era un auditorio inmenso, de 2500 personas.

La primera vez que yo me presenté en un escenario fue como un monstruo… al abrir y ver más de 2000 espectadores, yo dije: “¿Qué es esto, Dios mío?” Después me ha tocado hacer teatro en cualquier lugar, en sitios muy pequeños, en sitios grandes, en sitios lujosos, en sitios humildes, pero siempre, siempre he respetado mucho el teatro y siempre me he sentido muy bendecida y muy afortunada de poder participar en él.

Quizás muchos no sepan, pero fuiste presentadora de noticias por tres años en TV Azteca Monterrey. ¿Cómo fue esa faceta de tu vida?

Esta historia de hacer teatro fue durante mi carrera, era en difusión cultural… Después empecé  a hacer teatro profesional, y un día me enteré que estaban haciendo una audición para noticias y dije: “Voy a ir”. Llegué con mi cara muy lavada y dije: “Vengo para la audición”.

Me preguntaron que quién me había mandado y yo dije: “Dios, porque yo me acabo de enterar  y quiero hacer la audición”, y eso le causó gracia al recepcionista. Él estaba de buen humor y me dijo: “Déjame hablar con el director de noticias”, y me dio la oportunidad de pasar con él. Yo no tenía ni la menor idea tampoco de cómo ser conductora de noticias, pero ya tenía experiencia en actuación, ya había tomado talleres de actuación, y dije: “Voy a actuar como una conductora”, y me quedé con el programa.

Fue otra de las experiencias más lindas de mis inicios, porque fue tan bien un equipo… tengo esa suerte, ¿eh? de tener un equipo de gente a mi alrededor muy bello. Me han tocado muy pocas malas experiencias con gente que yo digo: “Por Dios, pero ¿por qué?” Pero son la excepción a la regla, por lo general a mí la gente de este medio me encanta.

Te convertiste en Karen en la exitosa producción de Telemundo “La Casa de al Lado”. Tu personaje era cómico, refrescante y a veces daba la impresión de que estabas improvisando, ¿todo lo que decía Karen estaba en el libreto o te permitieron crear tus propias líneas?

Me dieron mucha libertad, me dejaron improvisar bastante. Me acuerdo que yo no quería aceptar el papel, porque no tenía ganas de hacer un personaje tan humilde, tonta que fui en ese momento. Y al final no fue nada de humilde, fue un personaje enorme y maravilloso.

Cuando yo me reuní con el escritor, él y yo nos pusimos de acuerdo para que el personaje fuera un poquito bilingüe. Pero realmente todo lo que venía eran ocurrencias mías, todo eso de inventar verbos que no son verbos, sino adverbios. Todo eso eran cosas que a mí se me iban ocurriendo. Le daba mucha risa a nuestro director y me daba mucha libertad.

Entonces, ¿se puede decir que al final aceptaste hacer el papel de Karen porque te dejaron ponerle tu propio sello al personaje?

Bueno, no. Mira, a veces uno como actor pasa unas temporadas largas sin trabajar, aunque eso a mí me ha pasado muy pocas veces en mi vida. A veces pasa mucho tiempo y no paro, estoy de un proyecto a otro, pero hubo un tiempo, justo cuando se vino la crisis fuerte en Estados Unidos, en que muchos de mis proyectos se pararon.

Yo me sentía muy mal. En esa ocasión yo fui a la iglesia y le dije a Santa Marta, que es mi Santa:  “Por favor, mándame mucho trabajo, te prometo que no voy a rechazar nada por más humilde que sea”. No había salido de la iglesia y ya me estaban llamando para hacer un comercial bobo, que en condiciones normales yo no lo habría aceptado, pero ya había dicho que no iba a rechazar nada. Y estuve así hasta que de repente empecé a hacer más y mejores personajes. Pero ya no rechazo personajes aunque sean humildes.

Y la humildad es en muchos aspectos. Es humilde si viene alguien y te dice que no tiene mucho presupuesto. Yo trato de hacerlo siempre que pueda, porque a veces estoy tan ocupada con unos proyectos que no se me da la oportunidad. Mira todos los días que han pasado y yo no había podido venir a hacer la entrevista contigo, porque los ensayos de “Bodas de Sangre” nos traían exprimidos.

¿Te identificas de alguna manera con Karen?

Mucho. Karen es loca, hace lo que le da la gana. Me gusta Karen. Yo creo que en todos mis personajes yo pongo mucho de mí. Karen es loca, es un poco traviesa, entonces como todos los seres humanos tenemos adentro toda la gama de emociones, todo ese espectro, tú pones la lupa y las intensificas. Yo no soy tan loca como Karen, no me ando metiendo con el marido de la vecina  como Karen, pero sí hay algo de esa locura dentro de mí que ahí se pone en evidencia.

Este año ganaste el Premio Miami Life Awards como “Mejor  Actriz de Reparto”, precisamente por tu interpretación en “La Casa de al Lado”.  ¿Cómo te sentiste al saber que eras la ganadora?  ¿Te lo esperabas?

Yo fui a recibir ese premio con muy pocas expectativas de ganar, porque estaba compitiendo con actrices muy buenas, que aparte son muy amigas mías y las quiero mucho.

Yo me hice como un lavado de cerebro y dije: “Yo ya estoy premiada por haber sido nominada, no importa que no me lo den, estoy contenta de estar aquí y a quien se lo den felicitaré con mucho gusto”. Yo fui a disfrutar la fiesta. Cuando me lo dieron, yo estaba tomándome un tequila con mi marido, y de repente dijeron: “Rosalinda Rodríguez”. Ahhh! Salí corriendo y me sentí súper feliz.

Luego de “La Casa de al Lado”, estrenaste una obra de teatro llamada “Una Muchacha con la Cabeza Llena de Pájaros”, en la cual trabajaste junto a Natalia Ramírez y Gabriel Porras.  En la obra eras lesbiana, cuéntanos cómo fue esa experiencia.

Sí, una mujer muy sexual, porque estaba enamorada de Natalia, tenía esas intenciones lésbicas, pero también era apasionada con Gabriel. Fue un personaje que amé. Desde que yo conozco a Gabriel Porras, hace siete años, nos conocimos haciendo la novela “Prisionera”, siempre habíamos dicho: “Oye, nunca nos ha tocado trabajar juntos… y tan bueno que sería”.  Nos apreciamos mucho y nos gusta la manera de trabajar del uno del otro.

Entonces nos dan este papel que fue como un regalo de todos los dioses del teatro, en el cual pudimos amarnos, odiarnos, besarnos, golpearnos, toda la gama emocional que un actor puede hacer en un personaje. También trabajar con Natalia fue maravilloso, porque es una actriz que yo siempre he respetado y querido mucho. Además, no habíamos tenido la oportunidad de convivir por tanto tiempo. Nos hicimos grandes amigas, igual con su marido, que es un amor.

Lamentablemente la temporada fue muy corta, porque Gabriel ya tenía compromisos previos y no quisimos romper ese vínculo. Ya estábamos nosotros ensayando cuando él se enteró que no iba a poder cancelar otro compromiso que el tenía, que era con “Toc, Toc”.

Originalmente “Toc, Toc” iba a tener dos elencos, entonces él iba a poder estar una temporada más larga con nosotros, pero al final él quedó como elenco único en “Toc Toc” y quedó como elenco único con nosotros. Nosotros nos ajustamos a sus horarios y eso hizo que la temporada fuera cortita. Es algo que lamento profundamente, porque estar en esa jaula con Gabriel, con Natalia es una de las experiencias más intensas, más brillantes, más emocionantes y más llenas de pasión que yo he experimentado como actriz.

El mes de junio es elMes del Orgullo Lésbico, Gay, Bisexual y Transgénero” (LGTB) así que la pregunta se impone. ¿Eres partidaria de que estas personas deben tener los mismos derechos que tienen los heterosexuales? Me refiero al matrimonio, a la adopción, al ingreso a las tropas militares, etc.  

Por favor, claro, todo, todo. Yo los amo, los respeto de la misma forma que amo y respeto a cualquier otro ser humano en el mundo. Me parece que todo el mundo tiene derecho a vivir de la manera que su naturaleza se lo pide y sobre todo, sexualmente. Una gran cantidad de mis amigos son gays. No tengo todavía ninguno transgénero, pero me gustaría para que me cuente su experiencia. Pero para mí no hay diferencia ninguna.

Recientemente te presentaste en el teatro en “Bodas de Sangre” junto a Gabriel Porras, Sonya Smith, entre otros actores.  Cuéntanos un poquito sobre tu papel en la obra.

Sí,  con Gabriel y Sonya, quienes hacen una pareja bonita y son muy amados amigos. La puesta en escena es un espectáculo visual, musical, coreográfico. Es un espectáculo de 15 actores que están todo el tiempo integrados. Una amiga mía, a quien amo muchísimo, que escribe un blog que se llama Cero a la Derecha, Cero a la Izquierda, Luz Dary Jiménez, estaba llorando a mares después que terminó de ver la obra. Nunca en la vida la había visto llorar, más bien ella es contenida.

Estaba tocada por la belleza en todo su cuerpo, en todo su ser, su alma, su espíritu. Mucha gente salió así, como tocados por las hadas del teatro. Porque es tan bello, es un clásico, es Lorca. O sea, no se puede pedir más. Pero al mismo tiempo es una puesta en escena completamente original, la versión la escribió Raquel Carrió, una mujer cubana que admiro mucho. La dirigió Lilian Vega, que tiene una trayectoria y una experiencia enorme en el teatro, y siempre ha participado en cosas muy serias. Ha realizado este espectáculo con las entrañas.

La gente ha tenido una respuesta absolutamente fantástica. Lamentamos también que la temporada sea corta aquí en Miami, pero tenemos planes de viajar con la obra. Ojalá pueda ser pronto. Nuestro primer lugar será Chicago, aparentemente. Pero es un espectáculo completo, es magia en todo momento. Mi personaje es una mujer muy sata, muy loca. (Risas) Dentro de la obra, que es tan dramática, yo soy la nana de Sonya.

Su madre murió cuando era muy joven, yo la crié, la quiero como una hija. Entonces, hay un gran sufrimiento por todo lo que pasa, pero también soy la que la quiero alegre, la que la quiero llevar por el camino de la sensualidad, que viva con el macho que le gusta, que no se vaya con un hombre nada más porque sí. Es un poquito celestina, un poquito bruja también. Es un personaje muy bonito, muy lindo.

Casi siempre cuando no estás en la televisión, estás haciendo obras de teatro,   ¿te es difícil mantener ese ritmo de trabajo y pasar tiempo con tu familia? ¿Cómo compartes tu tiempo?

Es muy difícil. Mi hijo se ha tenido que acostumbrar, por largas temporadas de repente no me ve mucho. Pero cuando ya estoy libre, procuro hacer todas las comidas en mi casa, cocino para la familia, paso mucho tiempo con él, quiero compensar un poco de mi ausencia, aunque sé que no hay nada que compensar. O sea, no es que tenga la responsabilidad de compensar, porque lo que yo estoy haciendo también lo hago por ellos; mi trabajo es todo para ellos. Es como también darle el ejemplo a mi hijo de que persiga su sueño, que haga lo que quiere hacer en la vida.

Nosotros viajamos juntos y leo mucho con mi hijo. Me meto en su cama por las mañanas, le canto canciones, le digo poemas. El tiempo que paso con él trato de que sea un tiempo muy lindo. Además, soy una mamá que le da mucha libertad. Es un arma de doble filo, pero hasta ahorita me ha ido bien con eso. Él está consciente de cuál es mi trabajo. Él me admira y le gusta andar conmigo por la calle y que la gente nos pida autógrafos y fotos, aunque a veces le cae mal, está cansado y no quiere.

Tengo otro gran apoyo, que es mi marido. Él trabaja desde la casa, así que yo puedo pasar largas horas fuera de la casa. Él esta ahí, él lo lleva a sus clases de tenis o a andar en bicicleta. Cuando yo llego, a mí me toca a hacer otras cosas, ponerme a hacer la tarea con él, preparar sus libros, sus libretas, jugar y también llevarlo a andar en bicicleta. Hemos trabajado en equipo, pero es difícil. Es parte de esto, y hay que disfrutar el proceso difícil de estar siempre buscando trabajo, de estar siempre haciendo castings, tener poca seguridad. Nunca sabes cuál es tu siguiente proyecto, pero gracias a Dios yo he sido bendecida, tengo muchos, muchos y voy a tener muchos, muchos siempre.

¿Por qué te estableciste en Estados Unidos?

Yo trabajaba en TV Azteca dando el pronóstico del tiempo y un día llegó un muchacho de Miami a hacer un reportaje. Cuando vio mi trabajo allá, me dijo: “¿Que estás haciendo aquí? ¿Por qué nunca te has ido a Estados Unidos?” A mí nunca se me había ocurrido, pero sí sentía que había llegado a un lugar donde ya no iba a llegar más arriba, porque en Monterrey no se producían novelas, ni películas ni nada. Hubiera tenido que irme al Distrito Federal, pero en esa época a mí me parecía que era un sitio muy peligroso para vivir.

Desafortunadamente, con el paso de los años ahora Monterrey también es un sitio muy peligroso. Ha pasado algo terrible en mi país, hay una gran inseguridad. No me gusta hablar de eso ni lo haré, pero te lo cuento solamente porque en ese momento pensé en Miami como un lugar seguro, donde se producen cosas para el mercado hispano, y quería darme una oportunidad. Me vine a vivir como una loca para acá y me ha ido muy bien. Ya llevo aquí 14 años.

¿Tienes alguna anécdota que quisieras compartir con nosotros de algo que te haya sucedido en alguna de tus actuaciones?

Son tantas anécdotas, pero te cuento la más reciente. Yo estaba sentada en el piso viendo cómo se abría despacito el telón para comenzar “Bodas de Sangre”, sintiendo ese murmullo que hace el público cuando el teatro está lleno, había una luz muy tenue, había humo y el corazón estaba agitado, agitado, pero no del miedo ni de la adrenalina, que a veces se agita cuando vamos a empezar un espectáculo, sino de alegría, de gozo. Empecé a pensar: “Qué suerte tengo de poder hacer lo que amo, de poder estar aquí en este momento”. Después se lo comenté a la directora y a otra actriz, y me dijeron que en ese momento estaban pensando exactamente lo mismo casi con las mismas palabras.

Qué bendición, qué alegría poder ser parte de ese proyecto y estar haciendo lo que amamos.

¿Alguna vez se te ha subido el ego para la cabeza?

¡¿Qué es eso?! No, claro que no.

Y hablando de egos, en el programa “Confesiones de Novela”, que transmite la cadena Telemundo, varias personas que han trabajado con Mario Cimarro se han quejado de su actitud. Tú trabajaste con él en “El Cuerpo del Deseo”, ¿tuviste una buena relación con el cubano u opinas que es cierto que no tiene el mejor trato con sus compañeros? 

No, yo sí tuve una mala experiencia con Mario desafortunadamente. Fue hace mucho, ya la olvidé, ya la perdoné y todo, pero no es de mis personas favoritas.

¿Con qué actriz o actor te encantaría trabajar y todavía no lo has logrado?

Quiero hacer teatro con Daniel Lugo. Él es un actor que amo mucho, respeto y admiro. Ya hemos hablado de esto y me gustaría mucho trabajar con él. Ahora que estuve en Perú me enamoré de un actor maravilloso, porque vi una puesta en escena que se llama “Rojo”. Él es Alberto Ísola, y ojalá algún día yo pueda trabajar con él. Es un actor extraordinario. También me gustaría hacer algo con Zully Montero. Siempre que nos vemos decimos que queremos hacer teatro juntas y no se ha hecho. Hay mucha gente, no quisiera descartar, porque hay muchos amigos míos talentosísimos con quienes todavía no comparto el escenario, pero me acuerdo de ellos.

¿Cuál es tu pasatiempo favorito?

Leer.

Y sé que también te gusta mucho la poesía.  

Leo poemas, me los aprendo, tengo una gran facilidad para eso, para memorizar poemas. A veces hago espectáculos de poesías, me invitan, voy a lugares y digo mis poemas. Amo la poesía. No escribo poemas, solamente los aprecio, los amo y los comparto.

Para los actores el cuerpo es una herramienta importante de trabajo.
¿Tú sigues algún tipo de dieta? ¿Haces ejercicios?

Hasta hace muy poco tiempo no hacía nada, me mantenía en un peso que no era gorda, pero tampoco era delgada, pero pasó algo. Y es que me fui a hacer un trabajo a Perú y me dio el soroche. El soroche es ese mal que te da por la altura. Me sentí muy mal, estuve enferma por tres días, no podía comer, devolvía todo lo que comía.

Y cuando regresé y me vi delgada, dije: “Dios mío, quiero seguir delgada”. Entonces comencé a comer muy saludable. Me preparo una sopita para tenerla en el refrigerador por si me ataca el hambre en la tarde, me como una sopita de vegetales súper sana y cuido mi alimentación. He bajado mucho de peso. Además, estoy haciendo mucho ejercicio, porque estoy más ligera, tengo más energía. Pero realmente la receta la tiene todo el mundo, cuida lo que comes, mueve ese cuerpecito y toma mucha agua. Es fácil.

¿Qué proyectos nuevos tienes? ¿Te veremos pronto en alguna novela?

Los proyectos que tengo ahorita están verdes, todavía se están cocinando. Tengo tres proyectos bonitos para la televisión, de los cuales me han hablado mis representantes, pero como están verdes todavía no puedo hablar de ellos. Por lo pronto tengo dos proyectos lindos de teatro.

¿Cómo te ves de aquí a cinco años?

Yo quiero morir en un escenario, yo no quiero hacer otra cosa. Quiero estar preparándome constantemente y cada vez más para ser una actriz que tenga algo que ofrecer. Yo estoy muy lejos de adonde quiero llegar artísticamente.

Yo sé que he conseguido algunas metas, pero lo que yo quiero todavía está lejos, así que me esfuerzo cada día, me esfuerzo en cada proyecto, me esfuerzo cada vez más. No me quiero detener, no me quiero sentar en mis laureles, porque algunas personas me dicen que mi talento es grande o que hago cosas buenas. No quiero nunca dormirme en eso. Quiero buscar para alcanzar la realidad hasta el último día de mi vida.

¿Hasta dónde quieres llegar artísticamente?

Hasta que llegue el momento en el que nunca parezca que estás actuando, que parezca que estás viviendo y que eso sea porque lo estás viviendo en realidad.

¿Qué consejos les darías a las personas que están incursionando en la actuación?

Que no se duerman, que hagan muchos proyectos de teatro, que busquen la realidad, que estudien mucho, mucho, y que no se detengan. Nunca piensen que ya llegaron a ser buenos, porque siempre hay que dar un siguiente paso para ser mejor.

Para ver galerías de fotos de Rosalinda Rodríguez, conocer todos sus trabajos y enterarse de las últimas noticias de esta excelente actriz, visiten su sitio web o también la pueden seguir a través de su cuenta de Twitter @RosalindaActriz  

3 comentarios

  1. QUE BELLEZA DE PERSONALIDAD TIENE ROSALINDA RODRIGUEZ. ME GUSTAN MUCHO LAS ENTREVISTAS DE LA NUEVA VOZ LATINA, GRACIAS YADIRA POR PERMITIRNOS ESTAR UN POCO MAS CERCA DE NUESTROS ACTORES FAVORITOS, CONGRATAS PARA TI BELLA,, SALUDOS

  2. Excelente entrevista. Que bueno que existe este sitio para conocer un poco más a los personajes que vemos en la pantalla chica. Lástima que me perdí Bodas de sangre… pero next time!!

  3. Estupenda la entrevista.Gracias a la autora por dejarnos conocer a nuestros artistas.

Déjanos tu comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*