Home - Latinas al Poder - Michelle Bachelet Jeria (1951-)

Michelle Bachelet Jeria (1951-)

Michelle Bachelet Jeria (1951-)
Verónica Michelle Bachelet Jeria (Santiago, 29 de septiembre de 1951) es una médico pediatra y política
chilena. Fue presidenta de la República de Chile entre el 11 de marzo de 2006 y el 11 de marzo de 2010,
fue la primera presidenta pro tempore de UNASUR y la primera encargada de ONU Mujeres, agencia de las
Naciones Unidas para la igualdad de género.

Hija de Alberto Bachelet, general de brigada de la Fuerza Aérea de Chile y miembro del gobierno de la
Unidad Popular liderada por Salvador Allende, Michelle Bachelet estudió medicina en la Universidad de
Chile, periodo en que ingresó a las filas del Partido Socialista. Tras el golpe de Estado del 11 de
septiembre de 1973, su padre fue detenido por la dictadura militar, falleciendo en prisión, y Michelle
pasó a la clandestinidad. En 1975 fue detenida en Villa Grimaldi por los organismos represivos de la
dictadura, antes de partir al exilio.

En 1979 regresó al país y se sumó a diversos movimientos contrarios a la dictadura de Augusto Pinochet.
Con el retorno de la democracia, Bachelet desarrolló una carrera política de bajo perfil, que cambiaría
radicalmente al asumir como ministra de Salud durante el gobierno de Ricardo Lagos Escobar en 2000. En
2002, asumió como ministra de Defensa, siendo la primera mujer del país y de Iberoamérica en ocupar
dicho puesto; en dicha posición, Bachelet se convirtió en una figura de gran popularidad, siendo
designada como la candidata presidencial de la Concertación de Partidos por la Democracia para las
elecciones presidenciales de 2005, las cuales ganó el 11 de diciembre de ese año y el 15 de enero de
2006 en primera y segunda vuelta, respectivamente.

Bachelet asumió como presidente de Chile el 11 de marzo de 2006, siendo la primera mujer en la historia
del país en ocupar el máximo cargo gubernamental y la cuarta vez que un integrante de la Concertación de
Partidos por la Democracia ostentó el puesto, de un total de 20 años en el poder hasta 2010. A pesar de
sus altas cifras de popularidad al inicio de su mandato, éstas bajaron a mediados del mismo
considerablemente tras la Revolución Pingüina, la crisis del Transantiago y diversos conflictos dentro
de la coalición de gobierno. Caracterizado por un “sello social”, su mandato debió enfrentar la crisis
económica mundial de 2008, repuntando sus cifras de popularidad gracias a la evaluación positiva que los
chilenos hicieron respecto a su gestión, alcanzando índices históricos en el país, al momento de dejar
el cargo, finalizando con un 84,1% de aprobación. A nivel internacional, Bachelet generó gran
repercusión durante su mandato, apareciendo constantemente entre las mujeres más poderosas del mundo por
la revista Forbes3 –ocupando el lugar #25 en 2008–, y como la 15ª líder más influyente por la revista
TIME en 2008; en tanto a diciembre de 2010, la Revista Foreign Policy la cataloga como una de los 100
pensadores globales más destacados del mundo –ostentó el lugar #36– y su aporte al mercado de las ideas

principalmente relacionado con políticas de protección social en un contexto de apertura de mercados.
Tras su mandato, Bachelet asumió como secretaria general adjunta de las Naciones Unidas, con el fin de
encargarse y desempeñar la dirección ejecutiva de la recién creada agencia ONU Mujer, alcanzando así el
rango más alto dentro de la jerarquía administrativa del organismo mundial tras el de secretario
general. Con posterioridad al término de su periodo presidencial, de acuerdo a las principales encuestas
del país, desde 2012, Bachelet ha sido la candidata con más probabilidades de resultar electa para un
nuevo mandato.
El 27 de marzo de 2013 anunció su participación en las primarias presidenciales de la oposición,13 las
cuales se realizaron el 30 de junio de ese año, donde Bachelet resultó vencedora, siendo elegida
candidata a la presidencia para las elecciones de 2013 por el pacto Nueva Mayoría, que integra a los
cuatro partidos de la Concertación –el Partido Socialista, el Demócrata Cristiano, el Partido por la
Democracia y el Radical Socialdemócrata–, además del Partido Comunista, la Izquierda Ciudadana, el
Movimiento Amplio Social e independientes de centroizquierda.

Nacida en Santiago, Verónica Michelle fue la segunda hija del matrimonio conformado desde 1945 por el
general de Brigada Aérea Alberto Bachelet y de la arqueóloga Ángela Jeria. A través de su familia
paterna, Bachelet desciende de inmigrantes franceses luego de que su tatarabuelo, el vinicultor Joseph
Bachelet, llegara a Chile desde Burdeos tras ser contratado por la familia Subercaseaux. Por parte
materna, Bachelet es bisnieta de Máximo Jeria, el primer ingeniero agrónomo del país.16 La familia
Bachelet Jeria tenía un talante liberal, laico y progresista, donde las figuras paternales estaban
bastante alejadas del prototipo de la conservadora sociedad chilena: el General Bachelet, pese a su
machista formación militar, cooperaba en las labores del hogar y su mujer era una profesional
emancipada.16 El General Bachelet, debido a su formación castrense se mantenía alejado de la
contingencia política, pero tenía fuertes lazos con la francmasonería, siendo miembro de la Gran Logia
de Chile.

Debido al trabajo de su padre, Michelle Bachelet pasó su infancia en diversas dependencias de la Fuerza
Aérea de Chile, contando las bases aéreas de Quintero, Cerro Moreno y El Bosque. En 1962, su padre fue
designado por el presidente Jorge Alessandri como agregado militar de la embajada chilena en Washington
D. C., por lo que toda la familia se trasladó para vivir en Bethesda, un suburbio ubicado en Maryland.
Durante los dos años de estadía en los Estados Unidos, Michelle Bachelet estudió en la escuela local y
aprendió a dominar el idioma inglés.

Al regresar, realizó sus estudios secundarios en el Liceo Nº 1 de Niñas de Santiago. Durante esos años,
Bachelet realizó diversas actividades deportivas y artísticas, participando en el coro de su colegio, en
su selección de vóleibol y en la academia de teatro del Instituto Nacional, donde conformó el «Grupo
Aleph». Junto a amigas y compañeras, formó un grupo musical conocido como «Las Clap Clap», el cual
participó en diversos festivales escolares de música. En su curso, ejerció como delegada y presidente,
antes de salir egresada como la alumna de mejor rendimiento en 1969.

Tras egresar de la educación secundaria, Bachelet rindió la Prueba de Aptitud Académica, alcanzando uno
de los mejores puntajes a nivel nacional,19 lo que le permitió ingresar a la Facultad de Medicina de la
Universidad de Chile, luego de haber rechazado otras carreras como sociología o economía.
Durante esa misma época, a comienzos del gobierno de la Unidad Popular liderada por Salvador Allende,
Bachelet se acercaría a la Juventud Socialista influenciada por el joven diputado Carlos Lorca, que
también era dirigente de la misma casa de estudios. Bachelet pronto comenzaría a tomar un activo rol en
la política universitaria, mientras su padre era designado por Allende en 1972 como jefe de las Juntas
de Abastecimiento y Precios (JAP), destinadas a la distribución de elementos de primera necesidad a la
población producto de la falta de alimentos y otros productos básicos.

En 1973, la crisis política y económica en que se encontraba el país se agravó y diversos miembros de
las Fuerzas Armadas comenzaron a orquestar un golpe de Estado contra el gobierno del Presidente Allende.
Alberto Bachelet se negó a participar y tras el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, de
inmediato fue detenido por sus pares en su oficina del Ministerio de Defensa Nacional por órdenes
directas de Gustavo Leigh, Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea. Fue condenado por “traición a la
patria” y quedó recluido en la Cárcel Pública de Santiago, donde sufrió diversos apremios y torturas. El
12 de marzo de 1974, tras una jornada de interrogatorios y tortura, Alberto Bachelet sufrió un infarto
al miocardio sin recibir asistencia médica por parte de los funcionarios del recinto y que finalmente le
provocó la muerte.

Pese a la muerte de su padre, Michelle Bachelet continuó con sus estudios y apoyando al proscrito
Partido Socialista de Chile con el fin de ayudar a los perseguidos políticos por el Régimen Militar
liderado por Augusto Pinochet. Tras años de clandestinidad, Bachelet y su madre fueron detenidas el 10
de enero de 1975 por la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), siendo trasladadas con la vista
vendada al centro de detención conocido como Villa Grimaldi, donde serían torturadas e interrogadas,
para luego ser trasladadas al recinto de Cuatro Álamos.

Gracias a los contactos que aún mantenían con ciertos líderes militares, Ángela Jeria logró obtener el
permiso para que junto a su hija partiera al exilio. Su primer destino fue Australia, donde Alberto,
hermano de Michelle, vivía desde 1969, pero luego Michelle Bachelet se trasladó a la República
Democrática Alemana para proseguir sus estudios de medicina en la Universidad Humboldt de Berlín.
Bachelet llegó a Alemania Oriental en mayo de 1975 y se estableció en el barrio de Am Stern en la ciudad
de Potsdam, donde fue ubicada gracias a las gestiones del gobierno socialista de Erich Honecker y donde
comenzó a aprender el idioma alemán. Antes de ingresar finalmente a las aulas universitarias, el Partido
Socialista Unificado de Alemania le permitió realizar algunos trabajos asistenciales en consultorios
médicos de Potsdam y migró por siete meses a Leipzig durante 1978 a perfeccionar su idioma en el Herder
Institut dependiente de la Universidad Karl Marx.

En ese país conoció a Jorge Dávalos, también exiliado y miembro del Comité Central del PS, y con quien
contrajo matrimonio en 1977. Dávalos, que llegó a la RDA en 1974, era de profesión arquitecto -aunque
sin diploma-, y también era militante del Partido Socialista, el cual, según la Stasi, lo habría
auspiciado en 1968 para hacer una capacitación en manejo de pistolas y explosivos.El primer hijo del
matrimonio, Sebastián Dávalos, nació durante su permanencia en Leipzig en 1978. El 1 de septiembre del
mismo año, Bachelet (bajo el nombre de “Verónica Michelle Dávalos”) ingresó finalmente a la Universidad
Humboldt. Un nuevo departamento en Potsdam fue entregado a la familia Dávalos por el gobierno, mientras
Ángela Jeria partió a Washington D. C. luego de haber trabajado algunos años en el Museo Prehistórico de
Potsdam. Aunque tenía proyectada una permanencia hasta 1984, año en que egresaría de la Universidad, su
estadía se limitó a los cinco meses luego de obtener permiso para regresar al país.

En febrero de 1979, la familia Dávalos regresó a Chile y Michelle Bachelet retomó sus estudios en la
Universidad de Chile, titulándose en enero de 1983 como médico cirujano. En 1984 nació su segunda hija,
Francisca Dávalos Bachelet, mientras su matrimonio entraba en una crisis que desembocaría en su término
ese mismo año.

Luego de graduarse, Bachelet presentó su postulación a un puesto de médico general de zona dentro del
sistema público de salud, pero fue rechazada, según ella, por «razones políticas». Sin embargo, el
Colegio Médico de Chile le otorgó una beca para especializarse en pediatría y salud pública en el
Hospital Roberto del Río. Paralelamente, Bachelet se incorporó a las labores de la ONG PIDEE dedicada a
la protección de menores, quedando a cargo de la sección médica del organismo.
En estos años, Bachelet estaba alejada de la política, pese a su cercanía con diversos militantes de la
oposición al dictadura militar. En Alemania Oriental, Bachelet había declinado participar en los grupos
de formación política socialista y privilegió sus estudios por recomendación de su marido. Cuando en
1978 el Partido Socialista en el exilio se fracturó entre las corrientes renovada de Carlos Altamirano y
la dura de Clodomiro Almeyda, Bachelet prefirió la última, que postulaba una lucha confrontacional
contra la dictadura de Pinochet. A pesar de dicha elección, Bachelet se mantuvo cauta, un tanto
desilusionada de la incapacidad de la dirigencia de lograr acuerdos y crítica de algunas acciones. Al
volver a Chile, Bachelet mantuvo su bajo perfil, abandonando su participación en actividades políticas y
era una figura desconocida dentro de las filas del PS.

Pese a este alejamiento de la política partidista, Bachelet participaba en protestas contra el gobierno
de Pinochet, era cercana a la Vicaría de la Solidaridad –donde participaba activamente su madre, Ángela
Jeria– y comenzó a forjar nuevas relaciones políticas en su estadía en el PIDEE, especialmente con
diversos militantes del Partido Comunista. Entre 1985 y 1987, Bachelet mantuvo una relación sentimental
con Álex Vojkovic, que actuaría en esa época como vocero del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR),
un grupo revolucionario opositor al régimen de Pinochet y que incluso realizaría un atentado en su
contra. A partir de ese vínculo, se ha señalado que Bachelet habría colaborado con el FPMR, aunque su
nivel de participación habría sido básico, interviniendo en algunas discusiones con sus miembros, sin
embargo, también se ha indicado que podría haber realizado tareas de análisis de las operaciones armadas
que efectuaba el Frente, y que servían a su cúpula para planificar nuevas acciones, discutiendo y
sistematizando la labor de la dirección nacional del FPMR; en cualquier caso, siempre se ha aclarado que
no participó ni se involucró directamente en acciones armadas del Frente. Ella, por su parte, ha negado
tajantemente haber colaborado con el FMPR.

En 1987, la represión de la dictadura comenzó a desaparecer, permitiendo la legalización de los primeros
partidos políticos abiertamente opositores al Régimen. Dentro de la oposición surgió una fuerte
discrepancia entre aceptar o rechazar la Constitución de 1980 promulgada por Pinochet y que podría
eventualmente permitir el fin de la dictadura. Bachelet, adscrita en ese tiempo al Movimiento
Democrático Popular y al Partido Amplio de Izquierda Socialista, siguió la corriente liderada por Camilo
Escalona a favor de boicotear la realización del Plebiscito Nacional de 1988, que consideraban sería un
fraude electoral y la forma que tendría Pinochet de legitimar su gobierno. A pesar de ello, Bachelet
finalmente se inscribió en los registros electorales y votó por el «No», al igual que el 53% de los
votantes que obligarían a que el general Pinochet dejara el mando de la nación en 1990.
Con la victoria de Patricio Aylwin en las elección presidencial de 1989, la Concertación de Partidos por
la Democracia asumió el gobierno del país, el 11 de marzo de 1990, iniciándose el período de la
transición a la democracia. Bachelet fue incorporada finalmente al sistema público de salud, siendo
contratada como epidemióloga en el Servicio de Salud Metropolitano Occidente y luego en la Comisión
Nacional del Sida (CONASIDA). Junto a su trabajo en dichas organizaciones gubernamentales, Bachelet
realizó asesorías para la Organización Panamericana de la Salud, la Organización Mundial de la Salud y
la Agencia Alemana de Cooperación Técnica (GTZ)

En esa época, Bachelet conoció al epidemiólogo Aníbal Henríquez con quien trabajaba en CONASIDA. Ambos
iniciaron una relación sentimental estable por tres años y de la cual nació su hija menor, Sofía
Henríquez Bachelet, en 1992. Como el matrimonio con Dávalos no estaba anulado en Chile, la pareja no se
casó y finalmente sucumbiría a los tres años de relación. Profesionalmente, Bachelet sería incorporada
como asesora del Ministerio de Salud durante el gobierno de Eduardo Frei Ruiz-Tagle entre 1994 y 1997.
A mediados de los años 1990, la carrera de Bachelet enfocada principalmente en el mundo técnico de la
salud comenzaría a volcarse hacia la política partidista y la Defensa. En 1996 fue electa como parte del
Comité Central del Partido Socialista de Chile (reunificado algunos años antes) durante el XXV Congreso
de la colectividad. Ese mismo año, durante las elecciones municipales, Bachelet se presentó como
candidata a alcaldesa de Las Condes, una comuna de clase alta ubicada en la zona oriente de Santiago de
Chile y considerada un bastión electoral de la derecha. En su primera participación electoral, Bachelet
obtuvo 2.622 votos equivalentes a un 2,35% del total, lo que no le permitió ni siquiera ser electa
concejal; en cambio, Joaquín Lavín, militante de la Unión Demócrata Independiente, obtuvo un 77,76% del
total siendo reelecto alcalde con la primera mayoría nacional. Luego de su derrota, Bachelet cursó un
diplomado sobre estrategia militar en la Academia Nacional de Estudios Políticos y Estratégicos (ANEPE)
–al que asistieron doce alumnos: seis oficiales de las Fuerzas Armadas y de Orden y Seguridad, y seis
civiles–, donde por su buen rendimiento –obtuvo el primer lugar de la promoción–, y gracias al
patrocinio de la Beca Presidente de la República, continuó en 1997 un curso superior sobre defensa
continental en el Colegio Interamericano de Defensa, ubicado en Washington D. C., Estados Unidos. A su
regreso en 1998, Bachelet trabajó un año como asesora del Ministerio de Defensa Nacional.

Ese mismo año, fue reelecta en el Comité Central del PS y se integró al Comité Político de la
colectividad. En mayo de 1999, Bachelet se incorporó a la campaña del precandidato presidencial del
bloque PS-PPD Ricardo Lagos Escobar en las primarias de la Concertación frente al demócrata cristiano
Andrés Zaldívar. Tras la rotunda victoria laguista, Bachelet continuó en la campaña para las elecciones
presidenciales. Tras un estrecho resultado en la primera elección, Lagos obtuvo finalmente la victoria
frente a Joaquín Lavín durante la segunda vuelta realizada el 11 de enero de 2000.
El 11 de marzo del mismo año, Ricardo Lagos asumió como Presidente de Chile junto a su gabinete.
Michelle Bachelet asumió ese día como ministra de Salud, su primer cargo de relevancia nacional y que la
obligó a renunciar a su cargo en el Comité Político socialista. Como parte de las promesas de la campaña
presidencial, Lagos encomendó a Bachelet la tarea de acabar con las llamadas colas (filas de espera) de
los saturados consultorios públicos en menos de tres meses. Pese al escepticismo inicial y los cortos
plazos, hacia el mes de julio el nivel de las colas se redujo en un 90% gracias a la asignación
centralizada de consultas por vía telefónica y la extensión horaria de las atenciones prioritarias.
Debido a que la meta de eliminar las colas no fue cumplida, Bachelet dejó su cargo a disposición del
Presidente Lagos, quien por el contrario la confirmaría.

Una vez cumplida esta tarea, Bachelet asumió una aún más compleja: dar inicio a la creación de una
reforma estructural al sistema público de salud que permitiera el acceso universal e igualitario a ésta.
Entre las reformas que fueron propuestas por la administración de Bachelet (y que serían desarrolladas
por su sucesor, Osvaldo Artaza) se encuentra el establecimiento de un sistema de acceso universal a las
patologías más comunes, la elaboración del proyecto de ley sobre derechos y deberes de las personas,
mejoramiento de programas de tratamiento de enfermedades y la extensión del seguro médico.
Bachelet debió enfrentar durante su gestión la oposición de diversos grupos conservadores y de la
Iglesia Católica, especialmente tras la aprobación del ministerio a la venta de la píldora del día
después y la distribución de ésta en forma gratuita a víctimas de abuso sexual en los consultorios
públicos. Considerada por sus opositores como un abortifacente, una demanda fue presentada ante la Corte
Suprema de Chile, la cual resolvió en 2001 prohibir la distribución del fármaco.

El 7 de enero de 2002, Ricardo Lagos realizó un cambio de gabinete, en el cual Bachelet pasó desde el
Ministerio de Salud al Ministerio de Defensa Nacional en reemplazo del demócrata cristiano Mario
Fernández. La llegada de Bachelet a ese organismo, aunque no fue una gran sorpresa para los entendidos
en la carrera profesional de la ministra, marcó un precedente histórico. Michelle Bachelet fue la
primera socialista en asumir esa cartera en 29 años, desde que Orlando Letelier fuera depuesto tras el
golpe de Estado, y la primera ministra de Defensa torturada por órdenes de las mismas Fuerzas Armadas
que quedaban a su cargo. Además, Michelle Bachelet se convirtió en la primera mujer a cargo de un
ministerio de Defensa, no sólo a nivel nacional, sino que a nivel latinoamericano, y una de las pocas a
nivel mundial.
Pese a dichas condiciones, Bachelet no enfrentó problemas con las jerarquías de las Fuerzas Armadas; por
el contrario, su cercanía con la “familia militar” le permitió generar instancias únicas de acercamiento
entre las Fuerzas Armadas y las víctimas de la represión durante la dictadura, especialmente durante el
30º aniversario del golpe de Estado. Así por ejemplo, la Fuerza Aérea de Chile realizó actividades
conmemorativas en el antiguo campo de concentración de la isla Dawson junto a algunos detenidos en esa
época, y en la base naval de Quintero donde fue reivindicada la figura del padre de la ministra, sumado
al “nunca más” pronunciado por Juan Emilio Cheyre, Comandante en Jefe del Ejército de Chile, considerado
como un acto de perdón público por parte de las Fuerzas Armadas al mundo civil.
Durante su gestión en el Ministerio de Defensa Nacional, Bachelet continuó con los planes de
modernización de las Fuerzas Armadas, aumentó la participación de éstas en misiones de paz como las de
Chipre y Bosnia y Herzegovina, amplió las posibilidades de ingreso de mujeres a la carrera militar,
generó importantes modificaciones al servicio militar obligatorio y puso en práctica las disposiciones
del tratado de Ottawa para la destrucción de campos minados.

Aunque había logrado darse a conocer ante la opinión pública durante su gestión como ministra de Salud,
el despegue de la popularidad de Bachelet se realizó en su gestión como ministra de Defensa. La
personalidad relajada de Bachelet, su voluntad de generar acuerdos y su posición alejada del
establishment político tradicional comenzaron a levantar rápidamente su imagen pese a la frialdad y
complejidad asociada tradicionalmente a su ministerio. Uno de los momentos claves en este ascenso fue
durante el invierno de 2002, graves inundaciones azotaron diversas comunas del Gran Santiago tras
fuertes lluvias, por lo que el personal de las Fuerzas Armadas se desplegó para ayudar a los
damnificados; Bachelet salió a comandar las actividades y la imagen de ella a bordo de un tanque
cruzando las calles cubiertas de agua e impartiendo órdenes a sus subordinados quedó en la retina de la
ciudadanía.
El llamado “fenómeno Bachelet” comenzó a crecer con el paso de los meses. En un concierto de Joan Manuel
Serrat, la entrada de Bachelet fue más vitoreada que la del propio cantante y del presidente Lagos. En
2003, las encuestas la convertían en la funcionaria mejor evaluada del gobierno tras el presidente y ya
a comienzos de 2004, era una de las favoritas para la elección presidencial siguiente, superando incluso
al derechista Joaquín Lavín y a la abanderada democristiana Soledad Alvear.

En una sorpresiva medida, el 29 de septiembre de 2004, el gobierno de Lagos anunció la salida del
gabinete de Bachelet y de la canciller Soledad Alvear en una medida que fue interpretada como una forma
de apoyar a la Concertación en la campaña para las elecciones municipales y a la vez permitir que ambas
figuras pudieran dedicarse de lleno a la preparación de las campañas presidenciales del año siguiente.
El apoyo popular a la coalición gobernante en dichas elecciones (más de 10% por sobre sus principales
contrincantes) tras las estrechas victorias en las presidenciales de 2000 y las parlamentarias de 2001
rompió la idea general de que las elecciones presidenciales de 2005 estaban decididas a favor del
candidato de la Alianza por Chile, Joaquín Lavín, y sirvieron como impulso a las campañas de las
precandidatas Alvear y Bachelet.
Con el paso de los meses, Alvear y Bachelet se posicionaron como las más serias candidatas de la
Concertación, pero el proceso de ratificación de ambas sería muy distinto. Alvear sufrió diversos
problemas dentro de su partido que retrasaron su confirmación como la precandidata del Partido Demócrata
Cristiano, mientras los partidos del ala progresista de la Concertación proclamaron con presteza a
Bachelet: el PPD lo hizo el 14 de noviembre de 2004.,36 mientras que el Partido Socialista lo hizo
durante su XXVII Congreso, realizado entre el 28 y el 30 de enero de 2005. El Partido Radical
Socialdemócrata finalmente decidió dar su apoyo a la candidatura de Bachelet el 23 de abril, tras
evaluar levantar alguna precandidatura propia.

Una vez confirmadas ambas ex ministras como las precandidatas dentro de la coalición centroizquierdista,
se decidió realizar una elección primaria abierta a nivel nacional el 31 de julio de 2005, tal como se
había realizado en 1999 para definir la candidatura concertacionista. Alvear y Bachelet realizaron sus
campañas y se enfrentaron en un debate televisivo en Hualpén, el 27 de abril de ese mismo año. El debate
se realizó en un tono moderado y sin grandes polémicas, donde Bachelet aclaró su relación con Álex
Vojkovic durante los años 1980 y su supuesta cercanía con antiguos grupos terroristas, informaciones que
habían sido dadas a conocer a la opinión pública durante esos días. Según diversas encuestas, Bachelet
fue considerada ganadora del debate por la ciudadanía, superando a Alvear en la mayoría de los tópicos
discutidos y en diversos conceptos, especialmente los relativos a cercanía e identificación.
Con el paso de las semanas, las encuestas siguieron consolidando la ventaja de Bachelet por sobre Alvear
en las preferencias de los simpatizantes concertacionistas. Hacia abril de 2005, Bachelet tenía sobre un
60% contra un 26% de Alvear en las preferencias de los ciudadanos que manifestaban la intención de votar
en las primarias oficialistas, los que alcanzaban un total de 52%. Aunque tanto Bachelet como Alvear
superaban con facilidad a Lavín, las cifras de la precandidata socialista eran más amplias, alcanzando
una intención de voto cercana al 49%.

Pese a la desventaja, Alvear mantuvo su candidatura por varios meses hasta que en mayo de 2005, la
situación cambiaría cuando Sebastián Piñera anunció su candidatura a la presidencia representando a
Renovación Nacional. Pese a que la candidatura de Piñera era directamente competidora con la de Lavín
por el liderazgo de la Alianza por Chile, ésta logró quitar el respaldo del electorado centrista de
Alvear. Ante dicha situación, y cayendo aún más en las encuestas, la candidata democristiana decidió
bajar su postulación el 24 de mayo de 2005, confirmando a Bachelet como candidata única de la
Concertación a La Moneda.

Con la carrera presidencial en plena marcha (a la que se sumó Tomás Hirsch representando a la izquierda
extraparlamentaria), las encuestas confirmaron el favoritismo de Bachelet, pero pusieron en duda su
capacidad de obtener la victoria en diciembre de 2005 y evitar así el balotaje; así, el principal
objetivo tanto de Lavín como de Piñera era clasificar a la segunda vuelta para luego enfrentar a
Bachelet. La campaña presidencial de Bachelet intentó explotar la cercanía, uno de los atributos más
reconocidos por la ciudadanía (lo que se reflejó en el lema de la campaña, «Estoy contigo»), y una
mezcla entre el continuismo del gobierno de Ricardo Lagos, cuyas cifras de popularidad superaban el 60%
de aprobación, y la idea de un giro hacia un “gobierno ciudadano”. Su plan de gobierno estaba enmarcado
en torno a tres ejes, que correspondían a una mejora en el sistema de protección social, el desarrollo
económico y democratización del sistema político. En el primer eje, Bachelet propuso una reforma al
sistema previsional, impulso a la educación preescolar, financiamiento garantizado para estudiantes de
educación superior, reformas a la jornada laboral, aumento del Plan AUGE a 80 patologías hacia 2010, el
fortalecimiento del sistema público de salud y la creación de un ministerio de Seguridad Ciudadana.
Además, Bachelet asumió como uno de sus principales objetivos la reducción en la desigual distribución
de ingresos, donde Chile mantiene uno de los peores índices a nivel mundial.En cuanto al segundo pilar,
el plan de gobierno mantenía la política de un superávit estructural del 1% del PIB, mientras proponía
el aumento en el gasto fiscal, impulso a las PyMEs, creación de un ministerio del Medio Ambiente y
desarrollo del turismo, minería y agricultura. Por último, en el tercer eje se propuso establecer la
inscripción electoral de forma voluntaria y automática, reformar el sistema electoral (eliminando así el
sistema binominal) y el sistema de financiamiento de partidos políticos, apoyar proyectos de ley anti-
discriminación y promover la igualdad de género y los derechos de homosexuales (aunque descartando el
matrimonio).

El día de las elecciones, 11 de diciembre de 2005, obtuvo la primera mayoría con un 45,95% de los votos
frente al 25,41% de su más cercano rival para la presidencia, Sebastián Piñera, con quien compitió en
una segunda vuelta el 15 de enero de 2006. En aquel día obtuvo un 53,5% del total de los votos contra un
46,5% de Sebastián Piñera, convirtiéndose en la primera presidente mujer de Chile en sus 196 años de
independencia. Al mismo tiempo, se convirtió en la sexta mujer jefe de Estado en la historia de
Latinoamérica, después de la nicaragüense Violeta Barrios de Chamorro, la argentina María Estela
Martínez de Perón, la boliviana Lidia Gueiler Tejada, la ecuatoriana Rosalía Arteaga y la panameña
Mireya Moscoso y la segunda elegida democráticamente en Sudamérica tras la guyanesa Janet Jagan.
El presidente Ricardo Lagos expresó públicamente su orgullo por el triunfo de Michelle Bachelet,
destacando el rol de la nueva mandataria como la primera mujer presidente de Chile. Al mismo tiempo,
recibió las felicitaciones de importantes miembros de la política nacional e internacional.
«(…) ¿Quién lo hubiera pensado, amigas y amigos? (…) ¿Quién lo (sic) hubiera pensado, hace veinte,
diez o cinco años atrás, que Chile elegiría como presidente a una mujer? Parecía difícil, pero fue
posible. Es posible, porque los ciudadanos lo quisieron, porque la democracia lo permitió. Gracias,
amigas y amigos. Gracias, Chile. Gracias por el voto de millones de ustedes. (…) Mi compromiso como
presidente de Chile será recorrer, junto a ustedes, un tramo más de esta gran alameda de libertad que
hemos venido abriendo.».

El día 30 de enero de 2006 fue proclamada oficialmente por el Tribunal Calificador de Elecciones como
presidente electa. Esa noche, Bachelet entregó la nómina de quienes serían sus futuros ministros,
cumpliendo con la promesa de incorporar nuevos rostros y que fuera un «gabinete paritario» (igual número
de hombres y mujeres). En los días posteriores, la nómina de subsecretarios e intendentes cumplía la
misma característica de «paridad de género».

El gobierno de la Presidente Michelle Bachelet se desarrolló entre marzo de 2006 y marzo de 2010. El 13
de marzo de 2006 aplicó su primera medida presidencial de importancia: la gratuidad inmediata en el
sistema de salud público a mayores de 60 años, que rápidamente entró en ejecución, Durante los primeros
meses de su gestión, el gobierno de Bachelet se concentró en dar cumplimiento a las “36 medidas para los
primeros 100 días” que había prometido durante su campaña. Uno de los puntos importantes fue la
conformación de una comisión a cargo de Edgardo Boeninger para estudiar la reforma al sistema electoral
binominal, en la que sin embargo se automarginaron los principales partidos de la oposición.
El día 21 de mayo de 2006, dio su primer discurso sobre la situación de Chile en el Salón de Honor del
Congreso Nacional. En su discurso mencionó la entrega de bonos de invierno a las familias más pobres del
país, una reforma a la salud chilena a costa de los dineros del cobre, la construcción de nuevos
hospitales y la creación de los Ministerios de Seguridad Ciudadana y del Medio Ambiente.
A fines de mayo, el gobierno comienza a sufrir de diversos problemas y a enfrentar numerosas críticas.
El mayor problema se originó con la serie de protestas estudiantiles que comenzaron a producirse a
inicios del mismo mes en algunos liceos de Santiago exigiendo reformas a la Educación chilena. El 30 de
mayo, cerca de 800.000 estudiantes acudieron a un llamado a paro nacional convocado por las asambleas
estudiantiles, a pesar de las mesas de diálogo establecidas paralelamente con el ministro de Educación
Martín Zilic. Las secuelas del movimiento estudiantil provocaron un duro golpe al gobierno. Los paros
reflejaron una serie de descoordinaciones entre el gabinete político y los ministerios sectoriales, y
que derivó el 14 de julio de 2006, en los primeros cambios a su gabinete, removiendo a los ministros del
Interior; de Economía, Fomento y Reconstrucción; y de Educación. Adicionalmente, el movimiento
estudiantil originó una Nueva Ley General de Educación (Ley N° 20.370) que representa el marco normativo
para una nueva institucionalidad educacional, así como también, un conjunto de beneficios, aumentos
presupuestarios complementarios. Además, se incluyó un artículo en el proyecto que ponía fin al lucro en
la educación escolar,que no llegó a ser votado al ser eliminado en la Comisión de Educación tras un
acuerdo entre gobierno y oposición.

El 10 de diciembre de 2006, el ex dictador Augusto Pinochet falleció a causa de una descompensación en
el Hospital Militar de Santiago de Chile. En uso de sus atribuciones exclusivas, Bachelet decidió que no
se le efectuaría un funeral de Estado, como ex presidente de la República, ni se decretaría duelo
oficial. Sólo se le rindieron honores fúnebres como ex comandante en jefe del Ejército, conforme a la
ordenanza de esta institución. La presidente no asistió personalmente a sus exequias, confiando la tarea
a su ministra de Defensa, Vivianne Blanlot

Durante el gobierno de Bachelet se inauguró el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, que recuerda
los crímenes contra los Derechos Humanos durante la dictadura militar.
Luego de terminado “el primer tiempo” como se le denominó a los primeros dos años de mandato de
Bachelet, se comenzó a imprimir en el Gobierno un fuerte énfasis social, priorizándose un conjunto de
reformas tendientes a la construcción de un Sistema de Protección Social; en efecto, en este marco, se
realizó una Reforma al Sistema de Pensiones que consideró, entre otros ejes, un Sistema de Pensiones
Solidarias y un aumento progresivo de la cobertura previsional de los sectores vulnerables alcanzándose
a julio de 2011, una cobertura total del sistema de pensiones del orden del 97% para los mayores de 65
años (incluyendo los beneficios contributivos).Adicionalmente, se creó un Sistema Intersectorial de
Protección Social (a través de la Ley Nº 20.379), estando compuesto por los Sistemas de Protección Chile
Crece Contigo y Chile Solidario, que a 2009 consideraba en el primero alrededor de 750 mil niños y niñas
de hasta cuatro años y 200 mil mujeres embarazadas, y en el segundo cerca de 387 mil familias en
condición de extrema vulnerabilidad a través del Programa Puente y otras 14 mil personas en la misma
situación mediante los Programas “Vínculos”, “Calle” y “Abriendo Caminos”.

Durante su gobierno se realizaron modificaciones legales al mercado de generación eléctrico en Chile,
mediante las leyes Nº19.940 y Nº20.018, que intentan incentivar el desarrollo de proyectos de generación
de energía a partir de fuentes renovables no convencionales (ERNC) tales como la eólica, solar,
mareomotriz, geotermia, biomasa, entre otras, buscándose que este tipo de energías acaparen el 5% de la
generación eléctrica del país al año 2015.
Por otro lado, durante su Gobierno se decidió la construcción de la segunda planta de gas natural
licuado (GNL) del país -la primera ya se construía en Quintero- como una forma de afianzar el
abastecimiento del suministro a la zona, a través de la empresa estatal Codelco.
El gobierno de Bachelet intentó en un comienzo realizar gestos de cercanía a los países
latinoamericanos. Mientras la relación con Argentina parecía cercana por la afinidad entre los
mandatarios de ambos países, la relación con el gobierno boliviano de Evo Morales alcanzaba importantes
puntos de acuerdo los que incluyeron la creación de una mesa de diálogo entre ambos países. La
presidente Bachelet realizó su primer viaje oficial a Europa de la mano con la “Cumbre Unión Europea –
Latinoamérica y el Caribe” que se realizó en Viena desde el día 12 de mayo de 2006. Con anterioridad
había realizado una visita de estado a España. Posteriormente, visitó a las tropas de paz del Ejército
ubicadas en Bosnia-Herzegovina. El 8 de junio, Bachelet realizó su primera gira hacia los Estados
Unidos.

A pesar del buen inicio que tuvieron las relaciones con Argentina, a mediados de año, éstas se
empantanaron a raíz del conflicto gasífero. Bachelet, junto a otros mandatarios, estuvo presente en la
asunción de mando del presidente peruano Alan García, a quien acompañó como invitada de honor en el
desfile y parada militar por fiestas patrias. Establecer vínculos sólidos en la región será uno de los
principales objetivos de la administración Bachelet.

En el mes de noviembre de 2006, Bachelet viajó a Vietnam para asistir a la Cumbre de los países miembros
de la APEC. El 20 de noviembre, realiza una visita de Estado a Nueva Zelanda, donde se informó más sobre
el estado económico de la nación oceánica y las oportunidades de Chile de alcanzar un éxito similar al
de Wellington.
En el mes de marzo de 2007, Bachelet asistió a la reunión del BID, en la ciudad de Guatemala, en la que
además se le otorgó un Doctorado Honoris Causa por la Universidad de San Carlos de Guatemala, el centro
de estudios universitarios más antiguo y grande de Centroamérica.

El 23 de mayo de 2008 se convirtió en la primera presidente pro tempore de la Unión de Naciones
Sudamericanas,52 hasta el 10 de agosto de 2009.
El día 23 de julio de 2009, recibió la “Orden del Honor al Mérito del Fútbol Sudamericano”, en el grado
de “Gran Collar Extraordinario”. Esta distinción marcará la historia del fútbol sudamericano, pues es la
primera vez que una mujer recibe un reconocimiento de la Confederación Sudamericana de Fútbol en sus 93
años de vida institucional. El 26 de febrero de 2010 se le concedió el Collar de la Orden de Isabel la
Católica.

Encuestas de evaluación del gobierno de Michelle Bachelet durante el periodo 2006-2010.
El inicio del gobierno de Bachelet empezó con gran apoyo de la ciudadanía, superior al 60% de acuerdo a
algunos estudios de opinión.
A fines del mes de junio, nuevas encuestas reflejaron una brusca caída en la popularidad, alcanzando el
44,2% de aprobación,56 la cifra más baja en el mismo período con respecto a los tres gobiernos previos
de la Concertación, y que se asociaron principalmente a los efectos del Movimiento estudiantil.
El 11 de enero de 2007, se publica la encuesta Adimark para el mes de diciembre de 2006, dónde la
mandataria recibe un 54,3% de aprobación a su gestión. A junio de 2009, una nueva encuesta Adimark
indica que la aprobación a su gestión alcanza un 74%, el máximo de su mandato hasta esa fecha y también
el máximo de cualquier presidente en las Américas; en efecto, el Presidente Obama quien la sigue, de
acuerdo a Gallup para el mismo mes obtiene un 64% de aprobación;57 Al mes de octubre de 2009, un nuevo
informe de la Encuesta Adimark marca un 80% de aprobación, mostrando además que Bachelet es “querida”
por un 95% de los entrevistados, en tanto un 94% la considera “respetada”, mientras que un 82% destacó
su capacidad de “liderazgo”; estos resultados transformaron a la Presidente en uno de los mandatarios
mejor evaluados de la América, siendo su aprobación muy alta en todos los segmentos de la población,
pero aún mayor entre las mujeres (85%) que entre los hombres (76%), y entre las personas relativamente
más pobres (83%).

El 8 de enero de 2010 se dan a conocer los resultados de un sondeo realizado por Adimark a más de 1.100
personas, el cual le entrega un histórico 81 % de aprobación a la Presidente, 4 % más que en noviembre
de 2009. Además su desaprobación bajo a 13 % y su gobierno es aprobado por un 65 % de los encuestados.
Finalmente el 9 de marzo de 2010 antes dejar su cargo de Presidente de la República se dio a conocer la
última encuesta Adimark, la cual deja a Michelle Bachelet con un 84% de aprobación y respaldo ciudadano,
siendo esta cifra la más alta registrada por un Jefe de Estado en el país al momento de dejar el cargo;
Actividad pública tras la presidencia.

El 17 de mayo de 2010 se le otorgó el título de Doctora Honoris Causa por la Universidad Pompeu Fabra de
Barcelona, por «su labor en la defensa de los derechos humanos en el ejercicio de la máxima autoridad
política de Chile, y por haber impulsado políticas de reparación histórica y de reconciliación y de
mejora de los niveles de justicia social, con especial atención a la población femenina».
El 16 de abril de 2010, Bachelet creó la Fundación Dialoga,62 una organización sin fines de lucro cuyo
objetivo es aportar a Chile ideas, reflexiones, diálogo y acciones concretas, todas ellas desde los
principios de la centro izquierda. La ex mandataria asumió como Presidente del Directorio de la
fundación, en el que destaca, como Directora la ex ministra de estado Carolina Tohá.
El 14 de septiembre de 2010, el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban
Ki Moon la nombró como directora ejecutiva de la recién creada agencia preocupada de la defensa de la
mujer, ONU Mujeres (UN Women, o United Nations Entity for Gender Equality and the Empowerment of Women),
asumiendo en esa calidad como secretaria adjunta de las Naciones Unidas. Bajo su periodo a cargo de ONU
Mujeres, se aprobó el acuerdo sobre “Eliminación y prevención de todas las forma de violencia contra las
mujeres y las niñas”, fruto del 57º periodo de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social
de la Mujer.

El 15 de marzo de 2013 anunció su renuncia a ONU Mujeres para retornar a su país.
Retorno a Chile y anuncio de su precandidatura
Desde su salida del gobierno, Bachelet se convirtió en la personalidad política con mayores
posibilidades de ganar en la elección presidencial de Chile de 2013, según numerosas encuestas. Sin
embargo, durante los primeros tres años del gobierno de Sebastián Piñera, Bachelet declinó pronunciarse
sobre una eventual candidatura, por lo que en diciembre de 2012 suspendió toda definición al respecto
hasta el mes de marzo de 2013.
Junto con renunciar a ONU Mujeres, el 15 de marzo de 2013 anunció su regreso a Chile,71 lo cual se
concretó el 27 de ese mismo mes, siendo recibida por adherentes en el Aeropuerto Arturo Merino Benítez
de Santiago.Esa noche, en un evento ciudadano en la comuna de El Bosque, anunció su candidatura de
manera oficial. Fue apoyada por el Partido Socialista (PS), el Partido Por la Democracia (PPD), el
Movimiento Amplio Social (MAS), el Partido Comunista (PCCh) y la Izquierda Ciudadana (IC) en la primaria
presidencial del pacto Nueva Mayoría, heredero de la Concertación.

Michelle Bachelet lanzó una campaña enfocada en la ciudadanía, mostrando rostros de personas que
mencionaban su programa de gobierno a través de videos y redes sociales, aprovechando además el carisma
y cercanía que son considerados sus principales atributos. Junto al lema “Yo quiero Chile”, Bachelet
planteó en diversas oportunidades que ella no había buscado su candidatura, sino que había respondido al
llamado de la ciudadanía. Su campaña se orientó en mencionar sus propuestas de redactar una nueva
constitución, un sistema de educación superior gratuita y una reforma tributaria que la financie, sin
entrar en los detalles que pudieran friccionar a su amplia base de apoyo.También, su campaña solicitó el
apoyo de aquellos que participaron en las diversas manifestaciones contra el gobierno de Sebastián
Piñera (en especial, la movilización estudiantil de 2011) para convertir sus demandas en realidad.
Candidata de la Nueva Mayoría.

El 30 de junio de 2013 se convirtió en la candidata de la Nueva Mayoría, tras obtener un millón y medio
de votos en la primaria de su pacto, es decir, más del 70% de las preferencias.14 De esta manera sumó el
apoyo de los partidos Demócrata Cristiano (PDC) y del Radical Socialdemócrata (PRSD).
Resultados y hechos posteriores.
A pesar de que durante la campaña, la candidatura de Bachelet apeló a lograr un triunfo en primera
vuelta,95 en la elección del 17 de noviembre la candidata de la Nueva Mayoría obtuvo un 46,67% de los
votos, por lo que no alcanzó la mayoría absoluta, debiendo pasar al balotaje con la abanderada de la
Alianza Evelyn Matthei, elección que se realizó el 15 de diciembre. En dicha elección Bachelet obtuvo el
62,16% de los votos, imponiéndose a Matthei y siendo reelegida presidenta de la República para el
periodo 2014-2018, convirtiéndose además en la primera mujer en la historia de Chile en ser reelecta.96
El 10 de enero de 2014 fue proclama oficialmente presidenta electa, por el Tribunal Calificador de
Elecciones, para el periodo constitucional de cuatro años, que se iniciará el 11 de marzo de 2014.

Déjanos tu comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*