Home - Latinas Destacadas - Amalia Aguilar

Amalia Aguilar

Amalia Aguilar

Amalia Isabel Rodríguez Carriera, conocida como Amalia Aguilar (Matanzas, Cuba, 3 de julio de 1924), es una bailarina, rumbera, vedette, cantante, comediante y actriz cinematográfica mexicana de origen cubano.

Amalia comenzó su carrera en Cuba siendo una niña al lado de su hermana. En 1944 fue descubierta por el bailarín cubano Julio Richard, quién la lanza a la fama en México. Debutó en el cine en 1945 en la película Pervertida. Rápidamente Aguilar se ganará un rol protagónico dentro del llamado Cine de rumberas de la Época de Oro del Cine Mexicano. Sin embargo, a diferencia de otras exponentes del género, realizó pocos melodramas y se inclinó por las comedias y musicales. Entre estas destacan Calabacitas tiernas (1949), Ritmos del Caribe (1950), Al son del mambo (1950) y Mis tres viudas alegres (1953), entre otras. Formó célebres macuernas fílmicas con figuras como Germán Valdés “Tin- Tan”, Pedro Infante, Ángel Garasa, Adalberto Martínez “Resortes” y Silvia Pinal, entre otras. También rodó una película musical en Hollywood. Fue bautizada como “La Bomba Atómica”, por algunas reseñas de la época, debido a su forma de bailar.

Biografía
Inicios
Amalia Aguilar nació el 3 de julio de 1924 en Matanzas, Cuba. Hija de Oscar Rodríguez Aguilar y de Regla Carriera. Desde su infancia, ella y su hermana Cecilia demostraron dotes artísticos y fueron impulsadas por sus padres. Estudió ballet en La Habana, y recibió enseñanzas de los profesores Lita Enhart, Lalo Maura, el cómico Arrechavaleta y Jorge Harrison. Empezó su carrera artística bailando al lado de su hermana Cecilia, siendo casi una niña, bajo el nombre de “Las hermanitas Aguilar”. Ambas formaron parte de la Compañía de Teatro de Cuba.
Trabajaron en importantes teatros y centros nocturnos de la isla como Eden Concert, el Tropicana y otros más. Las Hermanitas Aguilar conocieron en La Habana al famosos bailarín cubano Julio Richard, quién buscaba figuras jóvenes para su ballet. Inicialmente, Amalia fue rechazada por Richard debido a su inexperiencia. Después de algunos años siguió como solista, debido a que su hermana se casó cuando estaban de gira en Panamá. Curiosamente Amalia se reencontró con Julio Richard, quien buscaba una pareja de baile para su próxima gira por México. Richard quedó fascinado por el talento para el baile y belleza de la joven y decidió llevarla a México junto con su familia, llamando la atención de productores y empresarios debido a su talento.

Carrera
Década de 1940
En México, Amalia debutó en el Teatro Lírico de la Ciudad de México, así como en la estación radiofónica XEW en el programa La Hora Mejoral de Carlos Amador. En ese mismo año filma su primera cinta Pervertida, al lado de Ramón Armengod y Emilia Guiú, donde la naciente estrella roba el protagonismo a la pareja estelar. Mientras Amalia actuaba en el centro nocturno Waikikí, fue descubierta por el productor estadounidense Edward Perkin, quien le ofrece trabajar en los Estados Unidos en un espectáculo con los Lecuona Cuban Boys.

En su paso por los Estados Unidos, llega a trabajar al lado de figuras como Bob Hope, Carmen Miranda y Xavier Cugat. Trabajó en numerosos centros de espectáculos: The Roxy, Teatro Puerto Rico, El Rancho Vegas, el bar del deportista Joe DiMaggio (quien fuera marido de Marilyn Monroe) etc. En Hollywood filma la cinta A Night at the Follies (1947), junto a la vedette Evelyn West. En Hollywood, el productor Howard Hughes tenía la intención de que Amalia protagonizara en el cine una película sobre la vida de Lupe Vélez, pero Amalia se negó a trabajar en la industria hollywoodense y decidió regresar a México.

De regreso en México, Amalia dirigió un grupo de músicos llamados Los Diablos del Trópico, y se reincorporó al cine mexicano en 1948 con la cinta Conozco a los dos, basada en el bolero del mismo nombre. En 1949 obtiene un rol estelar en la cinta cómica Calabacitas tiernas (¡Ay que bonitas piernas!), junto a Germán Valdés “Tin Tan”, con quién forma una mancuerna entrañable. En ese mismo año trabaja con Pedro Infante en la cinta Dícen que soy mujeriego, y con Blanca Estela Pavón en En cada puerto un amor. También realizará sus primeros roles protagónicos en las cintas cómicas El colmillo de Buda y La vida en broma, junto al popular cómico de origen español Ángel Garasa. Y es que a diferencia de otras de sus colegas rumberas, Amalia realizó pocos melodramas. Más bien se inclinó por la comedia ligera, realizando personajes vivificantes. El pintor Jose Luis Cuevas decía que Amalia es una especie de “Tin Tan” femenino.

Década de 1950
En 1950, Amalia estelarizó dos populares comedias musicales de la época: Ritmos del Caribe y Al son del mambo. En esta última cinta Amalia formó mancuerna con el comediante Adalberto Martínez “Resortes”. La cinta también sirvió como carta de presentación de Pérez Prado y el mambo en el Cine mexicano. En 1951 Aguilar realizó uno de sus filmes melodramáticos más recordados: Amor perdido, donde comparte créditos estelares con el actor Víctor Junco.

En 1952, el director chileno Tito Davison reúne a Amalia con las actrices Lilia del Valle y Lilia Prado para participar en la cinta cómica de corte feminista Las tres alegres comadres. El éxito de la cinta fue tal que en ese mismo año las tres actrices se reunieron en otro filme similar llamado Las interesadas, ahora dirigidas por Rogelio A. González. En 1953 la fórmula se repite con otras dos cintas más: Mis tres viudas alegres y Las cariñosas, ahora con Silvia Pinal sustituyendo a Lilia Prado. En ese mismo año Aguilar protagoniza junto a Roberto Cañedo la cinta Los dineros del diablo (1953), del afamdo director Alejandro Galindo. Su último rol estelar en el cine fue en la cinta Las viudas del cha cha chá (1955). A partir de ese momento, Amalia solo realizará actuaciones musicales en cintas como Los platillos voladores (1956) y Los televisionudos (1957).

Retiro y años recientes
Tras contraer matrimonio, Amalia se retiró de su carrera cinematográfica. Radicó varios años en Perú, donde fundó cadenas de taquerías. En 1976, finalmente regresó a México. Estudio Cultura de Belleza y fundó su propio salón de belleza. Amalia regresó al espectáculo para una temporada musical en el Teatro Blanquita con Resortes y Rosa Carmina. En 1981, volvió a Perú y presenta los exitosos espectáculos musicales Perú… te traigo un son y Salsa Caliente.

En 2003, el director de cine mexicano Rafael Montero la convenció de realizar una breve aparición en la película Dame tu cuerpo, estelarizada por los actores Rafael Sánchez-Navarro y Luz María Zetina.

En 2006, Amalia fue galardonada con el premio Diosa de Plata, otorgado por PECIME (Pediodistas de Cine Mexicano) en reconocimiento a su trayectoria artística.

En 2010, Amalia es homenajeada en la ciudad de Miami, Florida, donde se reconoció su trayectoria artística y se le otorgaron las Llaves de la Ciudad, de manos del alcalde Tomás Regalado.

Vida personal
Contrajo matrimonio con el doctor y político peruano Raúl Beraún Bedoya. Se retiró del cine en 1955 y decidió dedicarse a sus hijos y matrimonio. Su marido murió en un accidente aéreo en 1962. Los tres hijos que ambos procrearon son Daphne, Raúl y Jorge.

Filmografía
Pervertida (1945)
A Night at The Follies (!947)
Conozco a los dos (1948)
Dicen que soy mujeriego (1948)
En cada puerto un amor (1948)
Calabacitas tiernas (1949)
El gran campeón/ Eterno campeón (1949)
El colmillo de Buda / El diente del dragón (1949)
Novia a la medida / Suéltate el pelo (1949)
La vida en broma (1949)
Ritmos del Caribe (1950)
Al son del mambo (1950)


Amor perdido (1951)
Los huéspedes de La Marquesa (¡Que rico mambo!) (1951)
Delirio tropical (1951)
Las tres alegres comadres (1952)
Las interesadas (1952)
Los dineros del diablo (1953)
Mis tres viudas alegres (1953)
Las cariñosas (1953)
Música en la noche (1955)
Las viudas del Chacha chá (1955)
Los platillos voladores (1956)
Los televisonudos (1957)
Dame tu cuerpo (2003)

Déjanos tu comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*