Home - Latinas Destacadas - Carucha Camejo

Carucha Camejo

Carucha Camejo.-

Actriz y directora de teatro, fundadora del Teatro Nacional de Guiñol de Cuba junto
con su hermano José y el teatrista Pepe Carril, considerados los precursores de esta modalidad
artística en Cuba. Nació el 18 de noviembre de 1927 y fue bautizada como Caridad Hilda Camejo
González.

Incursionó en los teatros habaneros desde la década de 1940, como la presentación junto a
Juan Cañas, Luis Alejandro Baralt, Tirso de Molina de la obra El vergonzoso en palacio, estrenada el 21
de diciembre, 1948 en el Teatro Universitario de La Habana. Y tras comenzar la televisión en Cuba,
trabajó en varios programas infantiles con títeres, de ahí nace el famoso Pelusín del Monte Pérez del
Corcho, un títere que imita a un típico campesino cubano, con guayabera y sombrero de yarey, favorito
de los niños de la época, con libretos de Dora Alonso.

Junto a sus hermanos Berta, Pepe y el titiritero Perucho Camejo se unen a Pepe Carril en 1956, para crear lo que más adelante sería el Teatro
Nacional de Guiñol, que en 1963 radicaba en la sala del antiguo cine Focsa del Vedado. En el mismo
tuvieron que empezar por diseñar y crear los títeres con quienes harían las obras infantiles tan
aplaudidas como fueron las clásicas El patico feo, El pequeño príncipe, La cenicienta, El mago de Oz o
La cucarachita Martina y El ratoncito Pérez, versiones de A. Estorino, entre otras como La caja de los
juguetes y Don Juan, con quien ganó una merecida mención en el VI Festival de Teatro
Latinoamericano que se celebró en La Habana además de que recibió otros reconocimientos
internacionales durante una gira en 1969 por países del bloque socialista (Polonia, Checoslovaquia y
Rumania) que eran los países que tenían intercambio cultural con el gobierno totalitario cubano.


También iban a representar sus obras en el teatrico al aire libre, bajo frondosos árboles del Jardín
Botánico de La Habana, que poseía un pintoresco lunetario que los asientos figuraban la forma de
tomates, hongos, berenjeras, girasoles, calabazas, y otras esculturas de frutas y flores fundidas en
piedra artificial policromadas.También hacían teatro guiñol para adultos intercalados con El cartero del
Rey, de Tagore; El maleficio de la mariposa, de Lorca, estaba Asamblea de mujeres y La corte del
Faraón, etc. Todos sus participantes además de actuar debían cantar y bailar y para eso contaban con
Lolita Torres como asesora musical y nada menos que la famosa cantante lírica Zoila Gálvez. Después
de la llamada ofensiva revolucionaria de 1968-69 que acabó con lo poco que quedaba de pequeños
empleos privados (taxistas, quincallas, puestos de frita, etc.) y más aún, después del discurso de
clausura del Primer Congreso Nacional de Educación y Cultura, efectuado en el teatro de la CTC, el 30
de abril de 1971,  Fidel Castro que anuncia la nueva consigna cultural: “El arte es un arma
de la Revolución”, comienza el “Quinquenio Gris”, que duró hasta 1976, donde se cerraron varias salas
de teatro, cabarets, clubes, y apresaron y censuraron a muchos artistas, ya sean plásticos, actores o
músicos, prohibiendo de forma oficial cualquier tipo de música que fuera dirigida según los dirigentes a
dividir ideológicamente lo que ellos llamaron “divisionismo ideológico”, o sea el rock, el jazz y hasta el
bel canto, obligando a artistas a tener en su repertorio alguna canción de alabanza al régimen.

Como parte de la censura total y el control absoluto, se cierra el Teatro Nacional de Guiñol igual que se
cancela al grupo Jorge Anckermann que radicaba en el Teatro Martí y sus integrantes quedan
dispersados, al mismo tiempo los clásicos libretos del teatro bufo cubano de los mejores autores
Robreño, Agustín Rodríguez, Arquímedes Pous, Federico Villoch, igual que las partituras musicales se
perdieron, y según algunos testigos fueron quemados, tratando de borrar la verdadera historia cultural
cubana, para crear el mito de que lo mejor surgió después de 1959, además de que mediante la
cultura, ya sea canciones, obras de teatro y libros se podía adoctrinar mejor al pueblo.

Las figuras de la cultura cuyas ideas políticas y preferencias sexuales no se correspondían con los parámetros
establecidos eran cesadas, y obligadas a otros oficios para poder sobrevivir. Y a Carucha le truncan su
carrera como a muchos que no se plegaron a sus dictámenes políticos. Salió al exilio vía Venezuela y
después de más de 12 meses logró establecerse en Nueva York. Viajó dos veces a Cuba para ver a su
hija Mirta, siendo homenajeada en el 2001 en el Teatro Sauto de Matanzas.

En mayo del 2011 fue Miembro de Honor de la UNIMA (Unión Internacional de Marionetas), durante la celebración de su
vigésimo primer congreso, celebrado en Chengdú, China. En lo personal se casó con el ejecutivo de
televisión Héctor Beltrán, ya fallecido, con quien tuvo dos hijas, Mirta que reside en Cuba y Bárbara
Pumpido en Fort Lauderdale, Florida. Además tiene dos nietos, la escritora Karla Pumpido y el artista
plástico Adrián Soca. Falleció a los 84 años, el sábado 10 de noviembre de 2012 a las 4:12 p.m. en un
hospicio del Riverdale, Nueva York.

Déjanos tu comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*