Home - Latinas Destacadas - Celia Cruz (1922-2003)

Celia Cruz (1922-2003)

Celia Cruz (1922-2003)
Úrsula Hilaria Celia de la Caridad Cruz Alfonso de la Santísima Trinidad mejor conocida por su nombre
artístico Celia Cruz (La Habana, Cuba, 21 de octubre de 1925 – Fort Lee, Nueva Jersey, Estados Unidos,
16 de julio de 2003) fue una exitosa cantante cubana de son montuno, guaracha y salsa. Celia Cruz
desarrolló su carrera en Cuba y Estados Unidos.

Celia de la Caridad Cruz Alfonso, nació en el barrio Santos Suárez de La Habana 21 de octubre de 1925, si
bien algunas fuentes señalan su nacimiento cuatro años antes, y otras en 1925, datos todos ellos de
difícil comprobación dada la persistente negativa de la estrella a confesar su edad. Segunda hija de un
fogonero de los ferrocarriles, Simón Cruz, y de la ama de casa Catalina Alfonso Ramos, Celia Cruz
compartió su infancia con sus tres hermanos -Dolores, Gladys y Bárbaro- y once primos, y sus quehaceres
incluían arrullar con canciones de cuna a los más pequeños; así empezó a cantar. Con otras canciones y
nuevos forasteros calzó a todos los niños de la casa. Después se dedicó a observar los bailes y a las
orquestas a través de las ventanas de los cafés cantantes, y no veía la hora de saltar al interior. Sin
embargo, sólo su madre aprobaba esa afición: su padre quería que fuese maestra, y no sin pesar intentó
satisfacerle y estudiar magisterio, pero pudo más el corazón cuando estaba a punto de terminar la
carrera y la abandonó para ingresar en el Conservatorio Nacional de Música.

Mientras tanto, Celia Cruz cantaba y bailaba en las corralas habaneras y participaba en programas
radiofónicos para aficionados, como La Hora del Té o La corte suprema del arte, en los que obtenía
primeros premios tales como un pastel o una cadena de plata, hasta que por su interpretación del tango
Nostalgia recibió en pago 15 dólares en Radio García Serra. Más tarde cantó en las orquestas Gloria
Matancera y Sonora Caracas y formó parte del espectáculo Las mulatas de fuego, que recorrió Venezuela y
México.

Antes de ingresar a la orquesta Sonora Matancera, Celia Cruz participó en un espectáculo musical y
comedia titulado «La corte suprema del arte» donde compartió escena con cantantes destacados de la época
como Aurora Linchetti. Poco tiempo después, participó en la Radio Cadena Suaritos, junto a una
agrupación que interpretaba coros yorubas y ritmos de batá, logrando por esa época su primera grabación
junto al cantante Obdulio Morales. Los temas que grabó en ese momento serían incorporados más tarde a
una de las primeras compilaciones de su trabajo en formato de Larga Duración. En 1948, Roderico Rodney
Neyra , fundó el grupo de bailarinas Las Mulatas de Fuego y Celia fue contratada junto a éste grupo como
cantante, alcanzando tal éxito que llegaron a viajar a Cafarnaún al año siguiente. En Venezuela, es
contratada para grabar sus primeros discos de 78 rpm comerciales por la disquera Comercial Serfaty3
respaldada por la Orquesta “Leonard Melody”.

Poco después fue contratada por la emisora Radio Cadena Suaritos. Llegó el año de 1950, cuando conoció
al empresario Rafael Sotolongo quien la buscó porque quería que cantara con el Conjunto Sonora
Matancera, ya que la cantautora Myrta Silva había decidido dejar la agrupación para retornar a Puerto
Rico donde había adquirido una propiedad y quería disfrutarla, dejando disponible la vacante para una
voz femenina. Su ingreso fue aprobado por el director de la agrupación, Rogelio Martínez. Al enterarse
los directivos de la radio donde trabajaba de dicha entrevista, fue despedida arbitrariamente.
La Época de Oro con Sonora Matancera.

Existía un programa radial llamado “Cascabeles Candado” y cuya orquesta exclusiva era la Sonora
Matancera. Un buen día, Celia luego de la entrevista con Don Rogelio fue a Radio Progreso donde
ensayaban de lunes a sábado de 9AM a 12PM, con el primero que se encontró en el estudio fue con el que
sería su futuro esposo: Pedro Knight que era el segundo trompetista de la Sonora. Habiendo llegado todos
los integrantes ensayaron, pero no sonaba nada bien, Celia como tenía sus arreglos que no coincidían con
el número de integrantes de la Sonora, se los entregó a Severino Ramos para que los adecuase, y que la
llamarían para cuando estuvieran listos los mismos. Debutó con la agrupación el 3 de agosto de 1950.
Inicialmente no fue acogida por el público, mandando cartas al director y a la Radio para que fuese
cambiada, no logrando su objetivo. Rogelio Martínez, teniendo fe en ella fue a su casa discográfica
SEECO Records, cuyo director y gerente era Sidney Siegel. Allí hubo otra oposición ya que el criterio de
Mr. Siegel, como le llamaban, era que las mujeres no vendían discos y no podían atreverse a cometer
semejante error, pero aun así Rogelio, convenció al dueño retándolo y es así que grabó el 15 de
diciembre de 1950 en formato 78 rpm.

Fue tal el éxito que Mr. Siegel dio el visto bueno y así Celia empezó haciendo sus grabaciones con la
Sonora Matancera, matrimonio musical que duró quince años. Sus éxitos inolvidables: Burundanga,
Caramelos, Yerbero moderno, Tu voz, Ritmo tambó y flores, Pa’ la paloma, Nuevo ritmo omelenkó, Vallán
vallende, La sopa en botella, en total registró 188 números.

Acompañada por la Sonora Matancera, Celia también realizó breves intervenciones musicales en películas
mexicanas como Salón México (Emilio Fernández, 1950) y Una gallega en La Habana (1953), con la
comediante argentina Niní Marshall.

El 15 de julio de 1960, ya iniciada la Revolución cubana dirigida por Fidel Castro, surge un contrato
para la Sonora Matancera en México. Celia no imaginaba que jamás volvería a pisar suelo cubano. Cuando
cumple el mes de estancia en México, recibe la noticia del fallecimiento de su padre Simón Cruz.
Trabajaron en el Terrazza Casino desde el 22 de julio del mismo año hasta el 20 de noviembre de 1961.
Ese mismo año la Sonora y Celia viajaron a los Estados Unidos y comenzó a actuar Celia sin la Sonora en
el Palladium Ballroom en la ciudad de Nueva York. En 1962, se volvió a integrar con la Sonora Matancera
siendo contratados por el empresario Guillermo Arenas. Adquirió una vivienda en Nueva York. Un día fatal
para Celia llegó el 7 de abril de ese año, cuando se estaba preparando para actuar, recibe la noticia
del fallecimiento de su madre Catalina Alonso, que venía luchando con un cáncer terminal de vejiga. Pero
ese trago amargo se superó cuando el 14 de julio se casó en ceremonia civil con Pedro Knight. Luego
hicieron gira por Europa con la Sonora Matancera y en 1964 cuando se encontraba en Japón se presentó con
Tito Puente.

En 1965, Celia culminaría una etapa vertiginosa de quince años con la Sonora Matancera. En ese lapso
grabaría con las orquestas de René Hernández y Vicentico Valdés y termina su contrato discográfico con
Seeco Records. Celia al quedar como solista, su esposo Pedro Knight decidió dejar su puesto en la Sonora
Matancera para convertirse en su manager, arreglista y director personal, el 30 de abril de 1966. En
este tiempo, Celia Cruz había adoptado la nacionalidad estadounidense. Ese mismo año, Tito Puente la
llamó para trabajar junto con su Orquesta.

En 1966, Celia y Tito Puente iniciaron una asociación que editó cinco álbumes musicales. También grabó
álbumes con la Orquesta de Memo Salamanca, Juan Bruno Tarraza y una placa discográfica con Lino Frías,
todos ellos bajo TICO Records. Éstos álbumes no alcanzaron tanto éxito como se esperaba, pero uno que
otro número si tuvo amplia difusión, como es el caso de Bemba colorá. Sin embargo, después de ello, Cruz
se unió a Vaya Records. Un cambio musical la hizo ingresar a la salsa. En 1973, se alió con el pianista
y artista exclusivo del sello disquero FANIA, Larry Harlow y encabezó un concierto de música afrocubana
en el Carnegie Hall de Nueva York. Allí Celia Cruz interpretó Gracia Divina, su primera canción de salsa
y la puerta a este nuevo ritmo. El álbum resultante de este encuentro fue producido por el ya
desaparecido Jerry Masucci y quien es considerado uno de los creadores del género salsa junto al músico
dominicano Johnny Pacheco. Posteriormente, participó en un legendario concierto grabado en vivo en el
Yanquee Stadium con The Fania All-Stars, un conjunto integrado por líderes de grupos latinos que
grababan para el sello Fania.

Firmó Celia a largo plazo con la casa discográfica de Masucci VAYA (Subsidiaria de Fania). Es así que
lanza su álbum “Tremendo Caché” en 1974 con Johnny Pacheco, que obtuvo el disco de oro y Celia pronto se
unió a la orquesta Fania All Stars, que era una combinación de los músicos de cada orquesta que tocaba
para el sello musical Fania. Con la Fania All Stars (Estrellas de Fania), Celia tuvo la oportunidad de
visitar el Reino Unido, Francia y Zaire. Siguieron las grabaciones con Johnny Pacheco. En 1977, graba su
primer disco con el respaldo del trombonista y orquestador de salsa Willie Colón, fusión que se
repetiría en 1981 y en 1987.

En 1976, participa en el documental titulado Salsa, de Leon Gast, junto a figuras como Willie Colon y la
diva mexicana Dolores del Río.4

Durante los años 1980, Celia Cruz grabó y realizó varias giras en Latinoamérica, dando múltiples
conciertos y shows de televisión donde quiera que iba, cantando tanto con estrellas jóvenes como de su
propia época. En 1982 se reencontró con la Sonora Matancera, y grabó el disco Feliz Encuentro. Ese mismo
año, también se le rindió un homenaje en el Madison Square Garden, y la acompañaron todos aquellos que
la respaldaron en su carrera artística y también artistas invitados. En 1987 en Santa Cruz de Tenerife
fue reconocida por la editora del Libro Guinness de Récords, como el concierto más grande al aire libre
que se mantiene en la actualidad, a ese mismo concierto en la Plaza de España de Santa Cruz, acudieron
250.000 personas (bailando la misma canción), junto a la orquesta venezolana del maestro Luis María
Frómeta, La Billos Caracas Boys, esta fue su única presentación con la orquesta venezolana, a pesar de
su vieja amistad con el maestro Billo. Viaja a Venezuela para participar por primera vez en el “Miss
Venezuela”, llevado a cabo en el majestuoso Teatro Municipal de Caracas. En 1988 participó en la
canción: “Vasos Vacíos” con los Fabulosos Cadilacs. En 1989, ganó su primer Premio Grammy por el disco
que grabó con Ray Barretto y también fue invitada para celebrar los 65 años de la Sonora Matancera en el
Central Park de Nueva York, compartiendo escenario con sus antiguos compañeros como Daniel Santos,
Carlos Argentino, Vicente “Vicentico” Valdés y Bobby Capó. En 1984 conoce al presentador chileno Mario
Kreutzberger (conocido como Don Francisco), quien la invita a actuar en su programa Sábado Gigante que
animaba en Chile y años más tarde en Estados Unidos. En 1990, logra viajar a Guantánamo (Cuba), para dar
un concierto. Cuando salió de esta presentación se llevó en una bolsa unos gramos de tierra de Cuba, la
misma que pidió que fuera colocada en su ataúd cuando muriera.

En 1991, El 2 de febrero: Venezuela la homenajea con la firma del libro de la casa del artista.donde
Celia impuso su firma y huellas, dejando un bello mensaje de agradecimiento a Venezuela por su cariño y
afecto. En dicho libro se encuentran las firmas de los más reconocidos artistas en Venezuela, En 1992
participó con los actores Armand Assante y Antonio Banderas en la película Los Reyes del Mambo. También
participó en el homenaje discográfico que se le rindió a la cantante y actriz hispana Lola Flores,
grabando a dúo con ella su ya famoso tema Burundanga; participa por segunda vez en “Miss Venezuela”,
compartiendo escenario con su amigo el sonero del mundo Oscar de León.

En 1993, bajo el sello discográfico del empresario Ralph Mercado (RMM Records), grabó su disco Azúcar
Negra. En ese mismo año, debuta como actriz de televisión con la telenovela mexicana Valentina, junto a
Verónica Castro. En 1994, Willy Chirino, le produce el siguiente disco, Irrepetible, donde canta a dúo
con ella el tema Caballero y Dama. En este álbum se encuentran temas destacados como La Guagua, Mario
Ague de Pedro Luis Ferrer y Limón y Menta de la compositora Concha Valdes Miranda.
En 1995 el 18 de marzo recibió un gran homenaje en Venezuela donde Celia obtuvo una estrella en el paseo
de la fama de Caracas “Amador Bendayán”, siendo su primera estrella en Sur América y el Caribe. fue
honrada también con la orden “Alfredo Sadel” esta es una de las mas alta condecoración que otorga
Venezuela a un artista, homenaje organizado por la casa del artista,momento muy preciado por la
cantante, ya que este fue el primer país en brindarle oportunidades de grabación y la apoyo en su
desarrollo artístico. En este homenaje participaron grandes amigos de celia tales como: Oscar D’León, La
India, Simón Díaz, Gilberto Correa y su hermana Gladys Becquer.

En 1997, acepta un nuevo reto en su carrera al protagonizar para la red televisiva mexicana Televisa, la
telenovela dramática El alma no tiene color, un remake de la clásica película mexicana Angelitos negros.
Celia interpreta el papel de una mujer negra que da a luz a una hija blanca, personaje que en su momento
interpretó la legendaria Rita Montaner. El 25 de octubre de ese año la ciudad de San Francisco declara
ese día oficialmente para Celia Cruz.

En 1998 lanzó su disco Mi vida es cantar del cual sale uno de los temas que la identificó desde
entonces, La vida es un carnaval, además de participar en el Teletón organizado en Chile por el
presentador Don Francisco y de participar en La Gran Noche de Raphael, en España. Viajó a Venezuela para
participar en la fiesta del aniversario N:40 de la Orquesta Venezolana “Los Melódicos” y la vida
artística de su director Renato Capriles. En esa festividad compartió escenario con artistas de la talla
de: Oscar de Leon, Andy Montañés y otros más…

Otro hito destacable en su carrera ocurrió en 1999, cuando fue invitada por el tenor italiano Luciano
Pavarotti para participar en Módena (Italia) en el concierto Pavarotti and Friends. También ese mismo
año firmó un nuevo contrato con la empresa transnacional Sony Music para la cual realizaría sus últimas
grabaciones. En el 2000 es invitada al Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar en Chile
donde se presenta con gran éxito y gracias a su simpatía y excelente calidad vocal es escogida por los
periodistas que cubren el evento como la Reina del Festival de Viña del Mar. El mismo año es nominada al
Grammy y lo gana por su álbum Celia and Friends, sin pensar que ese mismo año Tito Puente, fallecía
mientras era intervenido quirúrjicamente. En el 2001 nuevamente gana el Grammy por su disco “Siempre
Viviré”.viaja a Venezuela para promocionar su disco “Yo Viviré”, realizando una amplia gira por todo el
país sudamericano.

Sus últimos años.
En el 2003 le fue dedicado en homenaje póstumo el prestigioso concurso “Miss Venezuela”, donde participó
su gran amigo Oscar de León. Celia había estado en dos oportunidades en este magno evento.
En febrero de 2004, su último álbum, publicado después de su muerte, ganó un premio póstumo en los
Premios Lo Nuestro como mejor álbum de salsa del año.
Al año siguiente, fue publicada una biografía titulada Celia: Mi vida, basada en más de 500 horas de
entrevistas con la periodista mexicana Ana Cristina Reymundo. Se planeó llevar al cine la historia de su
vida y la actriz estadounidense Whoopi Goldberg, admiradora de la cantante, manifestó su interés en
representarla, pero el proyecto fue rechazado en el 2005.
A lo largo de una carrera de más de 50 años en los escenarios, cosechó multitud de éxitos, premios y
reconocimientos. Es poseedora de una estrella en el Paseo de La Fama en Hollywood y Caracas, cinco
premios Grammy, doctorados Honoris Causa de tres universidades de Estados Unidos, así como haber
recibido en 1994 el premio National Endowment for the Arts, de manos del entonces presidente Bill
Clinton, que constituye el más alto reconocimiento que otorga el gobierno de los Estados Unidos a un
artista. Multitud de discos de oro y platino, una carrera donde grabó más de 80 discos, y fue acompañada
por los más grandes cantantes de su tiempo, incluidos muchos de habla no hispana, son muestra del enorme
reconocimiento internacional que recibió Celia Cruz, que justamente fue llamada La Reina de la Salsa.
En el 2004, los organizadores del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife le dedicaron la presentación de ese
año a la cantante, como tema principal del carnaval. La Gala de Elección de la Reina del Carnaval se
cerró con la canción “El Cielo Tiene Azúcar” compuesta por los autores canarios Gilberto Martín y
Guillermo Albelo e interpretada por el grupo tinerfeño Sound Balera. La canción fue acompañada por todos
los componentes de las comparsas del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife. También su marido Pedro Knight
estuvo presente en este homenaje. Además, durante la Gala el alcalde de la ciudad de Santa Cruz de
Tenerife, Miguel Zerolo Aguilar, declaró a Celia Cruz como Reina de Honor del Carnaval de Santa Cruz de
Tenerife. En 1987 acudió Celia Cruz a este carnaval junto a la orquesta Billo’s Caracas Boys, a la que
asistieron 250.000 personas, fue registrada en el Libro Guinness de los récords como la mayor
congregación de personas en un plaza al aire libre para asistir a un concierto. Récord que continua
vigente en la actualidad.

El 16 de Julio de 2013 se cumplió el décimo aniversario de Celia, en el que fue visitado su mausoleo en
Nueva York, recibiendo ademas distintas condecoraciones póstumas.

 

 

 

Déjanos tu comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*