Home - Latinas Destacadas - Deborah Holtz

Deborah Holtz

Deborah Holtz

Es directora de Trilce Ediciones, editorial especializada en libros de cultura popular, arte, poesía y libros infantiles. Ha realizado trabajo de comunicación estratégica para empresas e instituciones y llevado a cabo diversas exposiciones, entre las que se encuentran Sensacional: Mexican Street Gaphics, Espectacular de Lucha Libre yPedro Friedeberg. Es una gestora cultural activa, y ha participado en diversos programas de radio y televisión.


Actualmente preside la Alianza de Editoriales Mexicanas Independientes (AEMI), la única asociación de editoriales independientes en México fundada en 2005.

Déborah Holtz es la directora y editora de Ediciones Trilcecomo una de las casas más vanguardistas del país. Obsesionada por la cultura en México, también es una reconocida salsera y amante de la música cubana. Ha colaborado en varios programas televisivos sobre cultura y actualmente tiene un programa de música latina y jazz en el 107.09 de FM. Déborah ha editado títulos sobre cultura popular mexicana, arte contemporáneo y poesía, entre otros. Dos de los últimos trabajo publicados por Trilce son la guía del Distrito Federal ¿A dónde vais, Monsiváis? y De vacaciones por la vida. Memorias no autorizadas del pintor Pedro Friedeberg.

Pasadas las tres de la tarde de este sábado, al inicio de la segunda hora de su programa radiofónico Salsajazzeando, que se transmite semanalmente en Horizonte 107.9 (estación que el domingo pasado cumplió diez años de estar al aire), la editora de Trilce, discípula confesa del engreído Andrés Rosales, ex comentarista de los teve-programas Confabulario y Domingo 7, curadora de artes plásticas y recopiladora de texto e imágenes como De todo corazón (Trilce, 2009), Déborah Holtz informó a su audiencia del robo a mano armada que sufrió hace diez días al llegar a su casa. Le robaron su coche y su computadora, una Apple Mac, donde tenía información de hace dos años. Al abordar la inseguridad en la ciudad de México comentó que cinco amigos suyos han sido víctimas de atracos y que los infelices que la asustaron “no merecen na”. Solicitó la ayuda de sus radioescuchas para recuperar su computadora.

Un aplauso, de pie, para Déborah Holtz

No quisiera que pasara ni un día más sin hacer un público reconocimiento al talento y a la creatividad de mi amiga Déborah Holtz, mera mera de Trilce Ediciones, por su excelente libro “¿a dónde váis Monsiváis?”, (o lo que es lo mismo ¿que jáis, mi cuáis?) que compré el otro día en Sanborn’s y me lo leí, de un tirón, en una agradable tarde de domingo.


Se trata de una guía-temática-desmadrosa de aquellos lugares del DF que más gustaban al maestrín Carlos Monsiváis. Al punto, antes de continuar con esta apología de la obra de Déboritah, quisiera narrar una pequeña anécdota a fin de que mis tres o cuatro lectores aquilaten mejor el logro de mi amigocha, (que, además, está guapísima y como quiere).

Cuando, hará cosa de un par de años, falleciera el maestro Arrigo Cohen Anitúa, entre un grupo de sus alumnos surgió la interesante idea de escribir un libro con la vida del difunto, para lo cual cada uno de quienes le conocimos y tratamos escribiría una anécdota del filólogo, de entre 3 ó 4 cuartillas de extensión.
Y, como Arrigo fue más popular que la Adelita, calculamos que fácil íbamos a tener muchos colaboradores. Y muchos clientes, además. Por desgracia las cosas no prosperaron porque la viuda del caso se asustó ante el avorazado mercantilismo de José Gutiérrez Vivó y nos retiró el apoyo moral que nos había prometido.
Por fortuna, en el caso de la obra que hoy nos ocupa, la cosa no fue así y ¿a dónde váis Monsiváis? está lleno de anécdotas, todas muy simpáticas y divertidas de gente como José María Pérez Gay, Carlos Fuentes, Nacho Méndez, Margo Glantz, José Emilio Pacheco y muchos más.


La parte que yo considero genial de este libro radica en la descripción de aquellos lugares del DF que más gustaban a Monsiváis, como La Lagunilla, Tepito, el Tianguis del Chopo y muchos más: son más de 300 sitios que la Guía consiga tanto en sus páginas, como en un interesante mapa anexo: todos ilustrados con excelentes fotografías realizadas, todas, por consumados artistas de la lente, con mucho ojo para el detalle y a los cuales se les otorga el debido y oportuno crédito.
La liga Monsiváis DF resulta afortunada ya que Carlos fue, durante toda su vida, un enamorado de esta gran ciudad y el mejor de sus cronistas. De eso puede uno percatarse con los diversos fragmentos de las diferentes obras que Monsiváis realizó a lo largo de su vida y en los que aborda la temática de Mexicalpán de las Garnachas.
Mención especial entre tantos y tantos lugares de interés en el DF que ¿a dónde váis Monsiváis? enumera en sus 360 páginas, nos merece el Museo del Estanquillo, de Isabel la Católica 16, esquina Madero, en el Centro Histórico, ya que ahí se alojan miles de objetos que el propio Monsiváis coleccionó a lo largo de su vida, divididos en cinco grandes temas: fotografía, miniaturas y maquetas; dibujo y caricaturas; grabado y vida cotidiana.

La reseña del nacimiento y bautizo de tan singular Museo corre a cargo, en el libro en cuestión, de Rodolfo Rodríguez Castañeda, su actual director. El Sr. Rodríguez, nos revela una faceta de Monsiváis que desconocíamos por completo: la del “ojo de curador”; el coleccionista que sabe distinguir de entre el tiradero lo que posteriormente se convertirá en una obra de arte. ¿No les dije que Déborah Holtz es una genia?

 

 

Déjanos tu comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*