Home - Latinas Destacadas - Fanny Buitrago González (1943)

Fanny Buitrago González (1943)

Fanny Buitrago González (1943). Escritora y dramaturga destacada del Caribe colombiano.
Fanny Buitrago nació en la ciudad de Barranquilla en 1943. Su infancia transcurrió rodeada de libros y de expresiones artísticas -música, pintura y literatura-, en un ambiente donde también la historia era una presencia permanente. Desde muy temprano se interesó por la lectura y la escritura, influenciada por dos grandes figuras en su vida: su padre Luis Buitrago y su abuelo materno Tomás González, de quienes heredó su afán por explorar el mundo literario y su afición por el teatro y el buen cine. Posteriormente se trasladó a Cali donde pasó parte de su juventud y donde recibió clases de pintura y de teatro; sin embargo, su interés por la literatura terminó superando a cualquier otra manifestación artística.
Sus primeros escritos se publicaron en medios de circulación nacional como los periódicos El Espectadorde Bogotá y El Tiempo, y en algunas revistas y suplementos literarios internacionales como Zona Franca, Nacional y Papelesde Venezuela, todos venezolanos; así como Cuadernos del Viento y El Cuerno Emplumado de México.
En 1963 publicó su primera novela, El hostigante verano de los dioses, con la cual inició una carrera inspirada por una búsqueda constante de nuevas técnicas narrativas. En esta se configura un cuestionamiento de la ética social colombiana a través de la crítica de los valores -sociales, religiosos, políticos- que pone en entredicho las formas de relaciones entre hombres y mujeres; desenmascara gran parte de la realidad colombiana; y la hace merecedora de muchos elogios por parte de la crítica especializada.
Para Germán Vargas Cantillo Fanny Buitrago había desconcertado a la siempre enfriada crítica literaria hispanoamericana, con un libro desorbitado, pero pleno de aciertos y de estupendo destello. En opinión de otros críticos, a pesar de que era el primer trabajo literario de Buitrago, está sería una obra difícil de superar. Sin embargo, la narrativa de la barranquillera continuó en permanente progreso. En 1964 Fanny Buitrago recibió el Premio Nacional del Teatro con El Hombre en la Paja, perteneciente a su libro La Distancia Dorada.
En 1965 el coreógrafo argentino Roberto Trinchero presentó en el Teatro San Martín de Buenos Aires el ballet La garza sucia, basado en el relato homónimo de Fanny Buitrago, ganador del Premio de la Temporada de Verano en esa ciudad.
En 1970 se publicó su segunda novela, La cola de zorro, obra de ficción histórica que hace referencia al “bogotazo” y que evoca temas tabús como la sexualidad desbocada y las violencias provocadas por grupos de guerrilla; y donde confluyen y se mezclan ambientes tanto citadinos como provincianos. Esta resultó ser la obra finalista del Premio Seix Barral de España. En 1973 publicó su segundo libro de relatos, La Otra Gente, editado por el Instituto Colombiano de Cultura, el cual tiene como tema principal el juego de apariencias: se retratan los rasgos principales que caracterizan a cada uno de los personajes.
Para la década de los setenta Fanny Buitrago volvió a sus raíces caribeñas. Se radicó por una larga estancia en las islas de San Andrés y Providencia, donde surgió su libro Bahía Sonora (1975), uno de cuyos relatos, Pasajeros de la noche, fue galardonado con los premios de El Tiempo, de Bogotá; El Nacional, de Caracas; y La Revue de deux mondes, de París. De esta vuelta a sus orígenes, nació la pasión de escribir por la cotidianidad, las costumbres y las formas de sentir y vivir de las sociedades del Caribe. Bahía Sonora es un producto derivado de ese sentimiento y de esas percepciones.
En 1979 apareció la novela Los Pañamanes, enmarcada también dentro de un ambiente totalmente caribeño, y caracterizada por una interesante estructura y una magistral configuración de sus personajes. Antonio Benítez Rojo, a propósito de esta obra, comentó que tal vez su importancia no radicara en su interesante estructura, o en la excelente caracterización de sus personajes -Sabina Galende y Nicasio Beltrán, esa pareja inolvidable-, o en la amena y compleja peripecia, o en el eficaz nivel del lenguaje, o en el humor que la recorre de principio a fin; sino que tal vez su mayor importancia estuviera en ofrecer una visión auténtica de lo que es el Caribe en su máxima expresión.
En ese mismo año, con La casa del abuelo, Fanny Buitrago ganó el V Premio Unesco-Editorial Voluntad e incursionó en el género literario de las narraciones para niños, al que volvió con La casa del arco iris (1986), Cartas del palomar (1988) y La casa del verde doncel (1990). En todas estas obras se hace referencia a sus días de infancia junto a su abuelo Tomás, y a la casa donde transcurrieron sus vacaciones de niña y donde la cotidianidad y la vida en familia era un motivo inspirador.
En 1983 salió a la luz una de sus grandes novelas o relatos encadenados: Los Amores de Afrodita, narración que hace una descripción de la sociedad colombiana contemporánea, pero sobre todo con hechos centrados en la capitalina Bogotá. Este libro incluye el trabajo Tiquete a la pasión, premiado en 1984 en Villa de Avilés, Asturias, España.
En ese propio año su relato Camino de los búhos fue llevado a la televisión y presentado por la Universidad Javeriana de Bogotá en la segunda edición del Festival Latinoamericano de Teleducación Universitaria en Lima-Perú; una versión para el cine fue hecha por Mónica Silva en 1985. Los fusilados de ayer, una de sus novelas cortas sobre la violencia en Colombia, recibió el Premio Felipe Trigo de Narraciones Cortas del Ayuntamiento de Villanueva de la Serena, Badajoz, España, en 1987.
En 1989 publicó Líbranos de todo mal, novela en la que el humor de Buitrago es inherente a su despiadada visión de la sociedad colombiana contemporánea, dibujada con trazos inclementes y donde todo aparece abocado a la claudicación final, escondiendo una coartada contra el pesimismo absoluto.
Dos años más tarde apareció publicada en la revista Gestos, de la Universidad de California, su segunda obra teatral Final del Ave María, pieza donde están enmarcadas durante diferentes momentos la violencia política y social que ha vivido Colombia desde hace varias décadas.
En 1993 Buitrago publicó Señora de la miel, donde se funden la historia, la picaresca, el erotismo y la exuberancia de las gentes caribeñas, con la arrolladora omnipresencia del océano. En palabras del crítico literario Ignacio Ramírez, Fanny Buitrago justifica su condición de escritora al trabajar con la palabra, jugar con ella hasta que adquiera olor, sabor, ritmo.
Fanny Buitrago ha representado a Colombia en congresos literarios y festivales de diversos países de Europa y América. Como escritora invitada, ha vivido en Berlín (1982) e Iowa (1984) y ha visitado Nueva York, Nueva Orleans y San Luis. Fanny Buitrago es una de las pocas escritoras colombianas en cuyas obras aparecen de una manera real y explícita los vicios de la sociedad colombiana, los “modelos esteriotipados”, las conductas impuestas por la sociedad de abolengo, los políticos corruptos. Además, ella expone con orgullo su procedencia caribeña y rememora algunos aspectos de su infancia y de su vida. Sus obras han sido traducidas al inglés, al portugués, al alemán y al francés y han sido merecedoras de importantes premios nacionales e internacionales, que la han posicionado como una de las escritoras más importantes de Colombia y Latinoamérica.

 

Déjanos tu comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*