Home - Latinas Destacadas - Fela Jar (1924-)

Fela Jar (1924-)

Fela Jar (1924-)
Fela Jar (Felisa Jar González, 1924). Destacada actriz de la televisión, la radio, el teatro, y el cine cubanos; modelo comercial, locutora, profesora de actuación y productora teatral. Premio Nacional de Televisión.
Nació en La Habana, el 8 de noviembre de 1924. Inicialmente se graduó de Secretariado Comercial en la Havana Business de la barriada de La Víbora. Se inició en la actuación en la Sociedad Artística Gallega, donde participaba junto a su familia. En 1945, como parte de las actividades culturales que organizaba esta sociedad, fue seleccionada para participar en el coro de la zarzuela La hechicera, que se representó en gallego. A partir de este momento comenzó a trabajar sistemáticamente en las funciones de baile y canto que organizaba el cuadro de comedias de la sociedad. Además, allí recibió las clases de actuación y declamación que impartía el maestro Joaquín Riera, quien solía llevar a sus alumnos a trabajar en pequeños programas en Radio Quiza-Seigle, en la COCO y otras emisoras de la época.
En la radio interpretó en dos ocasiones la novia del protagonista de las famosas aventuras Leonardo Moncada, la primera vez cuando tenía 16 años y la segunda, con 21. De este modo empezó a desarrollar una importante carrera en el medio.
Paralelamente estableció vínculos con el grupo de la Academia de Arte Dramático (ADAD), y el Patronato del Teatro, fundado en 1942. En 1946 continuó sus estudios durante tres años en la recién inaugurada Escuela Municipal de Arte Dramático. Se graduó en la misma promoción que Vicente Revuelta, con quien trabajó en la primera puesta en escena que hiciera la institución. El título de la obra de origen norteamericano era Nuestro Pueblo, y fue dirigida por Rubén Vigón. Entre sus profesores de la Escuela Municipal estuvieron figuras tan prestigiosas como Mario Rodríguez Alemán, Marisabel Sáenz, Francisco Morín, Modesto Centeno, Martínez Aparicio, Isabel Fernández de Amado Blanco, Violeta Casals, y el profesor español Juan Chavás.
En el año 1948 incursionó en los programas de aficionados para nuevos talentos en la CMQ Radio, entonces situada en Monte y Prado. En este mismo año realizó su debut cinematográfico en el filme Cecilia Valdés, donde interpretó el personaje de Luisa, la hija mayor de los Gamboa.
En 1949 se presentó a convocatorias de aficionados en RHC Cadena Azul, donde el jurado la escogió ganadora junto a Luciano Pazos. También ganó la final del programa dominical Voces Nuevas, junto al destacado actor de la radio y la televisión José Antonio Rivero. Fue así que ambos pasaron a engrosar la lista de talentos de la emisora.
Luego de graduada, en 1949, se evaluó como profesional en la Asociación Cubana de Artistas Teatrales (ACAT), ante jurado presidido por su primer profesor, Joaquín Riera. Luego logró su primer gran papel radial cuando Paco Alfonso, actor, dramaturgo y director de programas radiales en RHC Cadena Azul, la llamó para interpretar a una joven campesina en La novela guajira, de Arturo Liendo. Su interpretación de la guajira fue ovacionada por un elenco experimentado.
A raíz de este éxito, Amado Trinidad, propietario de la emisora, la contrató para dos programas patrocinados por la firma de jabones Crusellas. En estos trabajó nuevamente junto a José Antonio Rivero bajo la dirección de Juan Carlos Romero en uno, y de José Joe Pérez en el otro. Fue allí que conoció a las actrices Alicia Rico y Candita Quintana.
En los inicios de la década del cincuenta impartió clases gratuitas de actuación para niños, en un franco esfuerzo contra las exclusiones de la instrucción estatal. Sus pequeños pupilos participaron en la puesta en escena de Cuento de Navidad (1950), de María Julia Casanova y Olga de Blanck, con quienes trabajó en el montaje como asistente de producción teatral.
Fue fundadora de tres canales de televisión cubanos. Estuvo en los inicios del Canal 4 Unión Radio TV (URTV), llevada de la mano de Cuqui Ponce, quien fuera la primera productora y directora de Televisión en Iberoamérica, que la conocía de sus representaciones estudiantiles en el Patronato del Teatro. Trabajó en este canal durante tres años y medio en los que realizó ocasionalmente trabajos de modelaje comercial en televisión, de productos como ropa de novia, Jabón Candado y los bronceadores Tostado Varadero y Lanolin Plus.
Su trabajo televisivo en los años 1953 y 1954 fue muy intenso. Desempeñó papeles protagónicos en espacios como Historias del puerto, Teatro del hogar, Su programa Fab, Un romance cada jueves, Grandes comedias del mundo, El spirit, y el primer ciclo de telenovelas de URTV que se inició en 1954 con los títulos La Madonna de las siete lunas (1954), bajo la dirección de Sirio Soto, y Una mujer sin pasado (1956), con libreto de Antonio Losada.
En septiembre de 1951 debutó en el Canal 6 CMQ TV en Tensión en el Canal 6, espacio que inauguró el suspenso en la televisión cubana, y en Estudio 15, un programa de teatro.
De igual manera continuó incursionando en el teatro. En 1951, Modesto Centeno, su profesor de la Escuela Municipal, la llamó para suplir a la actriz española Adela Escartín, que estaba enferma, en la obra El Otro Hermano, del Patronato del Teatro, junto a Vicente Revuelta. Ese mismo año participó del espacio televisivo de formato unitario de quince minutos de duración, patrocinado por RCA Víctor y escrito por Félix Pita, titulado El mundo en que vivimos. En su equipo de realización inicial se encontraban Alberto Vilar y luego Pablo Frankel (Dirección y Producción), Alberto Gandero (Locución) y A. Mesa (Narración). Además, el proyecto contó con un pujante cuadro artístico que incluyó, entre otros, a Ernesto de Gali, Maritza Rosales, Adela Escartin, Amelita Pita, María Ofelia Díaz, Sergio Doré, Enrique Almirante, Ángel Toraño, Maruja García y Reynaldo Miravalles.
Como parte de las actividades por la conmemoración, en 1953, del centenario del natalicio del Héroe Nacional José Martí, protagonizó y codirigió las escenas escritas para teatro por Jiménez Rebollar La niña de Guatemala, que se representó en el Colegio Baldor. De esos años se recuerda también la obra teatral Muerte sin sepultura, de Jean Paul Sartre.
Simultáneamente con el trabajo en televisión, continuó su labor en RHC Cadena Azul, donde actuó junto a Gabriel Casanova en la radionovela La Tierra de Dios, dirigida por José Rodríguez Díaz. Por esta época realizó su segundo trabajo cinematográfico Cuando las mujeres mandan (1951) junto a Alberto Garrido y Federico Piñeiro.
Cuando cerró Cadena Azul, fue llamada al Canal 2 Telemundo por Joe Pérez, que ya para ese entonces era ejecutivo del canal. Trabajó allí hasta la disolución de la asociación televisiva, y se quedó luego en el Canal 4. En 1956, ante la inminente desaparición de este acudió al abogado Ramón Antonio Crusellas, uno de los dueños de CMQ TV, quien, conociendo su vasto currículo y experiencia, la contrató como actriz exclusiva en el Canal 6, donde trabajó fundamentalmente en Miércoles de Amor Palmolive, que aumentó su frecuencia inicial a dos y tres días por semana progresivamente. Al principio protagonizaba historias de amor unitarias, que luego devinieron historias seriadas.
El periodo de 1956 a 1959 recoge importantes actuaciones en la vida de Fela Jar en telenovelas como Dos corazones contra el destino, de César Leante; Hasta que la muerte nos separe, Cuando se quiere a un enemigo, Soraya, una flor en la tormenta, Por el amor de un hombre, Lidia Sandoval y De frente a la esperanza, todas de Delia Fiallo. Además, estuvo en el elenco de la primera versión televisiva de El Derecho de Nacer, difundida entre el 8 de febrero y el 4 de octubre de 1958. Los capítulos de una hora de duración tenían frecuencia semanal, los sábados en horario nocturno. La trasmisión se hacía en directo al aire, y la serie constó de treinta y cinco capítulos adaptados, producidos y dirigidos por Sergio Doré, narrados por Ramón Irigoyen y con un cuadro dramático de altos quilates, en el que se encontraban figuras como Carlos Badías, Armando Soler, Carlos Paulín, Juan Carlos Romero, René de la Cruz e Hilda Saavedra, entre otros.
Precisamente en 1958, Fela Jar regresó al cine con Tahimí o la hija del pescador.
En la década del sesenta protagonizó El ángel perverso, Dulce María, Horizontes y Grandes Novelas. En este espacio se destaca su participación en la primera versión de El Rojo y el negro, de Stendhal. También trabajó en cuentos y teatros. Su intensa labor televisiva de estos años, no la alejó de la radio y el teatro.
Su amplio quehacer teatral incluye obras como Gracias Doctor, de Enrique Núñez Rodríguez; Aniversario de bodas; Un tranvía llamado deseo, en la que su interpretación de Estela le valió el Premio Thalía de actuación teatral de 1957; El otro hermano; Cecilia Valdés, en el Teatro Lírico; y la obra El salto, en 1989, su última actuación en el teatro hasta el presente.
Fela Jar continuó en la televisión hasta la década del setenta, cuando se dedicó fundamentalmente a la radio. De su haber radial, se recuerdan especialmente su actuación en la aventura El Águila, de 1960; el infantil La familia Pirulí, de Radio Progreso, donde se mantiene desde hace más de 18 años; y el programa de orientación social Nosotras, del que fue fundadora, de la misma emisora.
Se graduó de la Licenciatura en Actuación en el Instituto Superior de Arte (ISA) a la edad de cincuenta y tres años.
Durante las últimas décadas ha alternado en su quehacer radial las historias de Joaquín Cuartas para el espacio Tu novela de amor, cuyos personajes la Gerona, la Paca Montero y la Casilda, constituyen páginas memorables en la actuación radial cubana; así como su actuación en el espacio La novela cubana, en el que se destaca su interpretación en Cuando la sangre se parece al fuego, que la hizo merecedora de un premio de actuación de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).
Ocasionalmente ha realizado actuaciones especiales para la televisión en el serial En silencio ha tenido que ser (1981) y la telenovela El eco de las piedras.
Como reconocimiento a su labor ha recibido la medalla Alejo Carpentier, la Distinción Raúl Gómez García, el Premio Nacional de Televisión por la obra de la vida 2004, el Micrófono por el setenta aniversario de la Radio Cubana, la moneda conmemorativa por el ochenta aniversario de la Radio Cubana, y la condición de Artista de Mérito de la Radio y la Televisión cubanas.

Déjanos tu comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*