Home - Latinas Destacadas - Guadalupe La Chinaca

Guadalupe La Chinaca


Guadalupe La Chinaca

Blanca Mafalda Reducindo Moreto (n. Torreón Coahuila, México; 11 de abril de 1914 – f. Ciudad de México, México; 8 de enero de 1976) fue una cantante de música folclórica.

Blanca, bella, con ojos negros de pestañas caídas y mirada triste. Como ella, a pesar de ser bromista y gustar de la vida. Así era Blanca Mafalda Reducindo Moreto, mujer de voz pequeña y dulce, a quien el mundo conoció como Guadalupe La Chinaca.

Semblanza Biográfica
Provino de una familia adinerada, venida a menos después de la Revolución Mexicana. De hecho su padre era uno de Los Dorados de Francisco Villa, el coronel Daniel Reducindo. Pero fue de su madre, doña Blanca Moreto Chávez, de quien heredó la voz y vida aventurera.

Luego de labrarse una vida difícil, pero plena por el canto, que la llevó por escenarios de México, Estados Unidos y Sudamérica.

Pionera de los artistas lanzados a la fama por Emilio Azcárraga Vidaurreta, comenzó su carrera en 1932, cantando boleros en la XEFO. De allí pasó a la XEW. Entonces llamada María Luisa Maris.

Al ponerse de moda el tango se volvió tanguista: la anunciaban como “Blanquita Reducindo, la chica pampera”. Era acompañada al piano por Manuel Esperón. Mucho tiempo interpretó ese género, hasta que apareció Emilio Tuero, y cede el paso a los tangos. Ante esto, Azcárraga Vidaurreta la manda llamar para preguntarle qué cantaría.

Como él era el patriarca, ella le contestó: “Lo que usted quiera, don Emilio” Él se le quedó viendo y le respondió: “¡Ya está! Folclórica”. Replicando molesta: “¡Ay don Emilio, pero si no tengo ni la voz ni el tipo!”. Él tranquilo, le aseguró: “No le hace. Tú puedes”.

Presente en esa conversación estaba Ricardo “El Vate” López Méndez, quien prometió a la cantante buscarle un buen nombre. Al día siguiente le dijo que sería “Guadalupe La Chinaca” como el poema de Amado Nervo. Desde ese momento así se llamó y nunca cambió de estilo.

Pero al no haber dinero para pagar un grupo grande, el problema se solucionó con el Trío Tariácuri, que la acompañó por años.

Ella fue la primera artista que puso sobre un escenario a los Mariachis, entonces considerados poquita cosa. Ése fue el Marmolejo, que la acompañó toda la vida. Hizo la labor de otorgarles dignidad. La quisieron mucho; pidió que al morir la enterraran con música de mariachi, y así se hizo. Su féretro descendió a la tierra mientras tocaban “Guadalajara”.

Guadalupe La Chinaca viajó por todo Estados Unidos. Trabajó en la NBC de Nueva York, y grabó una decena de discos para la RCA Víctor que no se conocen aquí. En México plasmó su voz en cinco acetatos que tampoco han sido reeditados.

Su vida con Emilio Tuero
Se casó en dos ocasiones, luego de vivir con Emilio Tuero; la primera con Abdon Alak, con quien tuvo un hijo y, la segunda con Humberto Maza, a quien le decían “El Quetzal”, con él procreó tres hijos.

Con Emilio Tuero no se casó, “quizá porque se quisieron tanto”, evoca Amalia Tuero, hija de ambos. Eran jóvenes entonces, tenían 18 y 20 años de edad, y estuvieron juntos tres, durante los cuales procrearon a Amalia.

Además filmaron una película juntos “La india bonita” (1938), de Antonio Helú, donde ella aparece cantando. Después volvió al cine al lado de Jorge Negrete en “Caminos de ayer” (1938), de Quiricio Michelena, y “La Valentina” (1938), de Martín de Lucenay, solo como presencia cantora. El mismo trabajo lo cumplió en Hollywood, en “Charros al rescate”, con William Roey.

Déjanos tu comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*