Home - Latinas Destacadas - Liliam M. López, CEO de la Cámara de Comercio Hispana

Liliam M. López, CEO de la Cámara de Comercio Hispana

Mujer ejemplar: Liliam M. López, CEO de la Cámara de Comercio Hispana

Liliam M. LopezCuando Liliam M. López llegó a Estados Unidos con apenas 4 años, nunca imaginó que en su edad adulta se convertiría en un motor importante de fuerza a los empresarios hispanos. A sus 46 años, esta cubana-americana es la presidenta y CEO de la Cámara de Comercio Hispana del Sur de la Florida, una institución que ella misma fundó en 1994 y desde donde apoya la creación de empresas; impulsa los negocios locales, ofrece becas a estudiantes de bajos recursos y organiza ferias y eventos de recaudación de fondos para ayudar a los empresarios locales.

Liliam, quien el mes pasado fue nombrada entre las 90 mujeres mentoras más destacadas del país por la revista WOW Magazine, de Atlanta, se tomó un tiempo de su apretada agenda para conversar con Tu Voz en tu Vida. Un extracto de la entrevista a continuación:
¿Qué hacías antes de fundar la Cámara de Comercio Hispana del Sur de la Florida?

En 1991 me invitaron a trabajar en la Liga Hispano-Americana Contra la Discriminación (SALAD por sus siglas en inglés), donde buscábamos incrementar la participación Hispana en la política. Estuvimos a cargo del Votatón (1992), una campaña enorme para que las personas que fueran ciudadanas americanas se inscribieran para votar. Teníamos mesas en los distintos sitios, en supermercados, restaurantes, etc. y lo que se buscaba era incrementar los números de votantes hispanos para ver si podíamos elegir más hispanos, por lo menos que fueran representantes de la cantidad de hispanos que había en ese entonces en Miami-Dade County.

¿Dio resultados?

¡Por supuesto! Se logró, por ejemplo, elegir muchos jueces. Imagínate que en el Condado Miami-Dade, que es 67% Hispano no había jueces de origen hispano. Yo creo que la única manera de tener fuerza y combatir la discriminación es mediante la participación.

 

En el 94, te lanzaste a fundar la Cámara de Comercio Hispana, ¿por qué?

Cuando muchos de nosotros íbamos a una Cámara de Comercio anglo, siempre nos ponían en un comité de asuntos hispanos; entonces todo mundo teníamos que ir para ese comité. Entonces un amigo me dijo: ‘Ya no. Siempre terminamos en un comité de asuntos hispanos’ lo que indica que no somos tan importantes para los anglos. Lo mejor sería tener nuestra propia voz y nuestra propia organización.

¿Cómo fue el inicio?

Un grupo de jóvenes profesionales se acercaron a mi y me dijeron: ‘tú tienes experiencia en organizaciones non-profit; ¿por qué no nos ayudas?’ Y lo hice. Cuando uno es joven tiene muchos deseos de luchar, de cumplir sus metas. Fuimos 4 empresarios y yo quienes fundamos la organización desde cero. Fue un reto muy grande, porque toma años levantar una organización, hacer membresías y tener a los socios contentos. Pero en la actualidad somos una de las más grandes de todo el país.

Además de tu trabajo por apoyar los negocios, eres muy activa promoviendo la educación entre Hispanos…

Dentro de la Cámara, fundamos el Education Enhancement Program, un programa de apoyo a los estudiantes que a la fecha ha otorgado $100,000 en becas. Son becas para estudiar las carreras de turismo, negocios o carreras relacionadas con el cuidado de la salud (enfermería, técnico de Rayos X, etc.) Estos fondos los conseguimos a través de grants o también organizamos un torneo de golf. Tenemos también una sociedad con Southwest Airlines y escogemos jóvenes de bajos recursos y que estén en un programa de paid-lunch y los llevamos a un viaje. Hemos ido a Nueva York, a Washington D.C. a Filadelfia, etc.

Habiendo tú superado varios obstáculos ¿cuál dirías tú que es el principal reto de la mujer Hispana?

El reto más grande que enfrentamos no sólo las mujeres hispanas sino todos los hispanos en general es que no estamos siendo representados en los corporate boards. Las mujeres hispanas, si van por un puesto, se lo van a dar primero a un anglo. Hemos avanzado muchísimo, pero tenemos que seguir haciéndonos de una voz más fuerte para que se nos tome en cuenta para cargos más altos.

Otro gran reto tiene que ver con la educación. Cuando ves que el 60 y pico por ciento de la juventud hispana de Estados Unidos no se gradúa, pues te das cuenta de que eso es un problema muy serio.

¿Qué recomiendas para cambiar esto?

Un consejo que yo doy siempre a los padres es que se metan bien de lleno en la educación de los hijos porque de ahí va a depender la calidad de vida que van a tener ellos y que van a proveerle a sus hijos y después a sus nietos.

Si no motivamos a nuestros hijos para que estudien y tengan una carrera entonces perdemos…eso es un reto grande que tenemos las mujeres hispanas. Es a través de la educación que el hispano va a ser contado de la manera en que merece ser contado en EE.UU. Si el hispano no estudia, no se supera, entonces siempre nos verán como las personas que cortan el césped, que sirve las mesas, etc. y no que haya nada malo de eso porque son trabajos honrados, pero hay que superarse. Hay que graduarnos a la par de los anglo-sajones. Hay que luchar y hay que decir sí se puede.

¿Cuál consideras hoy tu mayor logro?

El hecho de que tuve la visión de crear la Fundación, por mi compromiso con la educación, porque mi bisabuelo, mi abuela, mi mamá eran profesores; entonces siempre quise poner mi granito de arena en la educación. Eso me ha dado muchas satisfacciones. Por eso me llamaron de la Casa Blanca hace unas semanas (4 de marzo) me invitaron a un foro privado con el presidente Obama para hablar de la educación. Nunca pensé que una cosa tan pequeña como nuestra organización, llamaría la atención.

¿Cómo fue la experiencia de conocer al presidente Obama?

Fue genial, porque él es un hombre muy cálido, muy carismático… ¡es como los hispanos! Te hace sentir muy bien, muy a gusto, casi como en familia con él.

¿A qué persona admiras más?

A mi padre, que ahora tiene 89 años. Mi padre, que en Cuba tenía comercios, cuando llegó a Miami tuvo que empezar de cero, a fregar platos, porque no entendía el idioma. Sin embargo, él se fue superando, ahorrando su dinero y abriendo negocios de cafetería y restaurantes y fue así como nos pudo dar la oportunidad de ir a la escuela.

Así como él, creo que es importante tener ambición. Los hispanos deben tener siempre la ambición de poder ofrecerles más a sus hijos. Hay que motivarse, pensar que sí se puede, que estás en un empleo pequeño, pero que siempre es posible escalar posiciones. Pero además de su espíritu empresarial, mi padre siempre ha ayudado a las personas y yo creo que le heredé eso, porque no hay nada que me guste más que ayudar al prójimo.

¿Te gusta el contenido de Tu Voz? ¡Síguenos en Facebook y únete a nuestra gran comunidad!
Tags: camara de comercio hispana, CamaraDeComercioHispana, empresarios hispanos, EmpresariosHispanos, liliam m. lopez, LiliamM.Lopez

Déjanos tu comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*