Home - Latinas Destacadas - Monna Bell

Monna Bell

Monna Bell
Nora Escobar (Santiago de Chile, 5 de enero de 1938 – Tijuana, México, 21 de abril de 2008), conocida artísticamente como Monna Bell, fue una cantante chilena.

Siendo apenas una adolescente, a mediados de los 50’s Nora Bell (Su verdadero nombre) participó en un concurso de búsqueda de talento en Radio Minerías, la estación más popular de Chile de aquella época. Su voz y estilo cautivó a la audiencia y ella se convirtió rápidamente en una de las principales estrellas de los shows en vivo de la estación.

Era reconocida por su habilidad de cantar baladas románticas con un estilo de jazz y blues, cualidad poco vista en los artistas latinos. En 1956 fue invitada por Roberto Inglez para unisrse a su grupo vocalista por tres semanas en en Waldorf Astoria en Nueva York. El éxito de la señorita Bell, fue tan grande que su temporada se extendió por un año completo en la Gran Manzana. De ahí inició una gira por Europa y después de una muy buena oferta del centro de espectáculos “Pasapoga”, el más famoso de Madrid, permaneció ahí una buena temporada, convirtiéndose en una gran favorita de la audiencia hispana.

En 1959 grabó con “Los Platters” la famosa canción “Mi oración” (My Prayer) que fuera el tema de la película “Anastasia” para Hispavox entre muchas otras románticas. En ese año fue invitada a aparecer en el primer Festival de la Canción de Benidorm en Benidorm, un club de playa en Alicante, España, donde presentó una novedosa canción titulada “Un Telegrama (canción)”, que ganó todos los premios. Su grabación de “Un telegrama” se convirtió pronto en un éxito internacional, tanto en Europa y América Latina, haciendo de Monna Bell una de las máximas artistas de la época. Éxito tras éxito grabó temas como “La Montaña” (Favorita de Juan Gabriel), “Silencio Corazón”, “Aún te sigo amando”, “Envidia”, “Tómbola”, y muchas otras que acrecentaron su fama mundial. Grabó con grandes orquestas dirigidas por grandes directores de la talla de Augusto Alguero Jr, Gregoria García Segura, Bebo Valdes y Ray Connif.

Monna Bell combinó sus actividades con presentaciones en vivo y presentaciones en televisión. Entre 1962 y 1964 realizó tres películas en México: “Las Recién Casadas” (1962), “Los Secretos del Sexo Débil” (1962) y “Buenas noches año nuevo” (1964). En esta época, conoce a Alex Philips Jr., con quien se casa y tiene dos hijos, sin embargo la relación con su esposo termina en una separación. Los éxitos siguen acumulándose año tras año. En 1968 se separa de Hispavox para firmar con Musart, firma que en aquellos años tenía otras prioridades en artistas americanos y europeos. En 1970, deja Musart y firma con Orfeon, donde materiales mediocres, malos arreglos y producción de baja calidad sabotearon su carrera. Ni aún el lanzamiento de la versión Disco en 1977 de “Un Telegrama” pudo revivir la popularidad de una de las más grandes voces de todas épocas de la música latinoamericana. Hubo también rumores de que el veto de Televisa, (Monopolio Mexicano de Televisión, Radio, Grabación, Clubes nocturnos, prensa e impresos) impidió que continuara con su exitosa y ascendente carrera.

Para 1980 su carrera había perdido toda velocidad y se reportaba que ella vivía “Felizmente retirada y disfrutando el fruto de sus éxitos”. Fue rápidamente olvidada por el público y por la industria disquera, ignorando el hecho de que ella era una de las más grandes voces del siglo y que había sido inspiradora de toda una nueva generación de vocalistas y compositores.

Entre esos compositores, se encontraba Juan Gabriel, el máximo compositor e intérprete Mexicano, quien quiso poner un remedio al retiro de Monna Bell, invitándola a participar como estelar en sus presentaciones en Estados Unidos y América Latina, naciendo una bella y duradera amistad entre el cantautor y la bella Monna. Juan Gabriel incluso produjo un álbum nuevo para la gran cantante, pero dicha producción ocurrió en los años en los que Juan Gabriel se encontraba peleando sus derechos de autor, por lo que la industria no veía sus proyectos con el valor que tenían.

La amistad entre Juan Gabriel y Monna Bell fue siempre muy cercana, donde con mucha frecuencia se visitaban mutuamente y compartían el tiempo juntos.
A inicios del 2008 Monna es intervenida de un cáncer de Colon, saliendo victoriosa de la operación y con una excelente recuperación, sin embargo en abril del mismo año sufre una embolia que el día 21 la arrancó de nuestro mundo, llevándola a la eternidad, porque siempre será recordada como “La Divina Monna Bell”

 

Déjanos tu comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*