Home - Latinas Destacadas - Piedad Córdoba (1955-)

Piedad Córdoba (1955-)

Piedad Córdoba (1955-)
Piedad Esneda Córdoba Ruíz (Medellín, 25 de enero de 1955), es una abogada y política de Colombia. Ha sido miembro del Partido Liberal durante toda su vida política y líder del movimiento Poder Ciudadano Siglo XXI, ubicado en el ala izquierda de su partido. Como congresista trabajó principalmente por los derechos de la mujer, las minorías étnicas y sexuales (sociedad LGBT) y los derechos humanos.
Fue Senadora de la República desde 1994 hasta su destitución en el 2010, luego de que la Procuraduría General de la Nación, en cabeza de Alejandro Ordóñez, la acusara de colaboración con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en el denominado «Caso Piedad Córdoba». El 27 de septiembre de 2010 fue inhabilitada en primera instancia por un periodo de 18 años para ejercer cualquier cargo público en la República de Colombia.
En agosto de 2007 Córdoba se involucró en el tema del acuerdo humanitario entre las FARC y el gobierno del presidente Álvaro Uribe autorizada por el gobierno del cual era opositora, durante su mediación logró, junto con el presidente venezolano Hugo Chávez, la liberación unilateral de 6 secuestrados que permanecieron en poder de las FARC durante varios años. Debido a sus posiciones políticas recibió múltiples críticas y una percepción negativa en varios sectores de la opinión pública, mientras otros sectores respaldaron su gestión por la cual en 2008 fue nominada al Premio Príncipe de Asturias de la Concordia.
Córdoba continuó trabajando por la liberación de los secuestrados y logró convocar a un grupo de intelectuales de varios países para iniciar un diálogo epistolar con la cúpula de las FARC.8 Gracias al intercambio epistolar, las FARC respondieron los pronunciamientos de Córdoba y su grupo Colombianos y Colombianas por la Paz y decidieron liberar unilateralmente a tres policías y un soldado y a los últimos dos rehenes políticos que permanecían en su poder. Para la operación de la liberación, llevada a cabo en febrero de 2009, la senadora contó con el apoyo de el CICR y el gobierno de Brasil, así como con la autorización del gobierno colombiano. Por estos actos, el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel propuso públicamente, y de manera formal ante el Comité del premio Nobel en Oslo, el nombre de Córdoba como candidata al Premio Nobel de la Paz 2009. La senadora se declaró no merecedora del premio, aunque su nombre figuró entre los favoritos para obtenerlo.Finalmente el premio recayó en el Presidente de los Estados Unidos Barack Obama.


En 2012 fue reconocido como uno de los 10 intelectuales más influyentes de Iberoamérica 2012 por los lectores de la revista Foreign Policy.
Piedad Córdoba se graduó de abogada en la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, obteniendo posteriormente sus títulos de Especialista en Opinión Pública y Mercadeo en la Pontificia Universidad Javeriana (Bogotá) y en Derecho Organizacional y de Familia en la Universidad Pontificia Bolivariana. Pese a haber realizado sus estudios en universidades profundamente católicas y conservadoras, Córdoba se ha caracterizado por tener un carácter progresista, liberal y anticlerical en su vida política.
En 1988 obtiene su primer cargo de elección popular, siendo elegida concejala de Medellín para un periodo de dos años. Su destacada labor le anima a postular para la Cámara de Representantes en 1990, pero es derrotada; meses después obtiene un escaño para la Asamblea departamental de Antioquia. Tras la revocatoria del Congreso en 1991, se presenta nuevamente como candidata a la Cámara y obtiene un escaño por su departamento para el bienio 1992-1994.

En 1994 William Jaramillo anuncia que no buscará la reelección como senador, y Piedad Córdoba se convierte en la heredera de su corriente política, siendo elegida senadora de la República para el periodo 1994-1998; la mayoría de su caudal electoral proviene como era de esperarse de Antioquia, pero también recibe un respaldo muy importante del departamento de Chocó, donde sus familiares lideran desde hace cuarenta años una corriente del Partido Liberal Colombiano.
Desde el Senado se hizo conocer a nivel nacional, gracias a sus verticales y radicales posiciones y su carácter siempre deliberante. En 1998 obtiene la reelección como senadora, y en este periodo legislativo agrega a sus temas típicos de debate (minorías, madres comunitarias) el tema de la solución negociada del conflicto armado, por lo cual llegó a ser secuestrada por orden del líder de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), Carlos Castaño Gil, en 1999. Luego de varias semanas fue liberada del cautiverio, y decide exiliarse junto con su familia en Canadá. Tras varios meses en el exilio, retorna al país para continuar con su trabajo político, al garantizársele que habían mejorado las condiciones de seguridad, pero resulta víctima de dos atentados, de los que sale ilesa; decide entonces que sus hijos residan permanentemente en Canadá.
Como presidenta del Partido Liberal, fue abanderada del abstencionismo durante la votación del referendo convocado por el presidente Uribe un día antes de las elecciones regionales de 2003, con el objetivo de que sufragaran menos de la cuarta parte de los electores registrados, para impedir la aprobación de las 18 preguntas del cuestionario, que versaba sobre distintas materias. Para esta empresa consiguió el apoyo de ocho de sus nueve compañeros de Dirección de partido (sólo el senador Juan Fernando Cristo promovió el voto por el No) y se alió con el Polo Democrático y una serie de movimientos sociales para promover la campaña abstencionista; así mismo persuadió al candidato liberal a la Alcaldía de Bogotá Jaime Castro Castro para declinar en favor del polista Luis Eduardo Garzón (esta decisión contó también con la aprobación de nueve codirectores, salvo el senador Camilo Sánchez Ortega). Las jornadas electorales del 25 y 26 de octubre significaron un éxito para Córdoba, pues sólo resultó aprobado uno de los dieciocho artículos del referendo, y Garzón fue elegido Alcalde de la capital colombiana. En diciembre fue relevada en la presidencia del Partido a su compañero de Dirección, el citado senador Camilo Sánchez.
Piedad Córdoba interviniendo durante el Tercer Congreso Nacional Liberal, Medellín 2007.
En julio de 2005 el Consejo de Estado, tras realizar un nuevo escrutinio al atender denuncias de la Procuraduría por alteraciones en algunas mesas de votación, modificó el resultado de las elecciones de 2002 y anuló más de cinco mil mesas de votación. El nuevo conteo de votos cambió el resultado de las elecciones dejando por fuera de los elegidos a tres senadores, entre ellos Piedad Córdoba, por haber obtenido una de las votaciones más bajas. En su editorial publicado el 13 de julio de 2005 el diario El Tiempo lamentó la salida de la congresista: «’No compartimos las ideas de la destronada congresista, pero reconocemos que cumplió una firme labor fiscalizadora y su ausencia priva al Congreso de una voz independiente y valerosa». (Años después serían procesados tres senadores detenidos por el escándalo de la parapolítica por dicho fraude que se habría fraguado con el paramilitar alias Jorge 40.) Después de su sorpresiva salida del Senado se dedicó a fortalecer la corriente de izquierda del Partido Liberal, para evitar que éste tienda hacia el uribismo; por esta razón funda el movimiento Poder Ciudadano Siglo XXI como disidencia interna del Partido Liberal.
En las elecciones parlamentarias de 2006 no obtiene el éxito que esperaba, pues si bien obtiene su escaño para el Senado, no consigue una votación muy alta, y sus candidatos a la Cámara son derrotados. En marzo de 2006 desaparece en Bogotá su asesor político Jaime Gómez, su cuerpo fue hallado el 23 de abril del mismo año con signos de tortura en los cerros de la ciudad.
Sus posturas frenteras y radicales, la ubicaron como una de las posibles precandidatas del Partido Liberal a la Presidencia de la República de Colombia para las elecciones de 2010.18 19 20 Córdoba apareció en algunas encuestas como la más opcionada para ganar la consulta liberal. Sin embargo la senadora no se inscribió a la consulta de su partido y manifestó que no creía en las encuestas y que prefería continuar trabajando por el acuerdo humanitario y los diálogos de paz. Córdoba manifestó su interés por aspirar nuevamente al Senado,
El Premio Nobel de Literatura José Saramago respaldó públicamente su posible candidatura a la presidencia. Afirmando que «si lo consigue quizá algo pueda cambiar». El ex secuestrado Sigifredo López también se manifestó a favor de dicha candidatura.
Finalmente decidió postularse al Senado por quinta vez en las elecciones legislativas de marzo de 2010 y logra la votación más alta de su carrera y la tercera más alta del Partido Liberal con más de 65.000 electores.
A pesar de ser una de las más férreas opositora del gobierno de Álvaro Uribe Vélez, la senadora Córdoba fue nombrada en 2007 como facilitadora para el acuerdo humanitario entre la guerrilla de las FARC y el gobierno colombiano para lograr la liberación de varias personas secuestradas por esa guerrilla a cambio de la liberación de algunos guerrilleros presos. Para alcanzar este objetivo el gobierno colombiano solicitó la colaboración del gobierno venezolano en cabeza del presidente Hugo Chávez y la autorización de este y Córdoba hasta el 21 de noviembre de 2007
El Gobierno colombiano por orden expresa de su presidente Álvaro Uribe, le retiró el aval al Presidente Chávez y a la Senadora Córdoba después de el encuentro sostenido por estos con el guerrillero Iván Márquez en el Palacio de Miraflores y declarando que éstos no respetaron los acuerdos sobre la manera de negociar, ya que según el gobierno, la senadora realizó una llamada al alto mando militar colombiano y luego comunicó la misma al Presidente de Venezuela.
El fin de la intermediación causó un conflicto diplomático entre los dos países. El presidente Uribe se refirió sobre la actuación de Chávez de la siguiente manera: «Nosotros necesitamos una mediación contra el terrorismo y no legitimadores del terrorismo» y agregó: «Sus palabras, sus actitudes, dan la impresión que usted no está interesado en la paz de Colombia, sino en que Colombia sea víctima de un gobierno terrorista de las FARC».
Durante su gestión frente al acuerdo humanitario Córdoba y Chávez lograron la liberación de 6 políticos secuestrados y lograron que alias Simón Trinidad y alias Sonia recluidos en cárceles de Estados Unidos manifestaran por escrito hacerse a un lado para no hacer parte del intercambio como lo exigía la guerrilla. En enero de 2008 las FARC cumplieron con la liberación de dos de las secuestradas, la ex candidata a la Vicepresidencia Clara Rojas y la ex Representante a la Cámara Consuelo González de Perdomo; la senadora se pronunció en favor de la idea de Hugo Chávez de eliminar a las FARC y al ELN de la lista de terroristas a pesar de los pronunciamientos de España, Argentina, Francia y Estados Unidos en contra de ese acto.
Por tales hechos ha sido duramente cuestionada por diversos grupos políticos y de opinión por esta posición y el representante a la Cámara Augusto Posada la denunció por «traición a la patria» basado en los artículos 455 y 457 del Código Penal. El 23 de enero de 2008 llegó al punto de ser atacada verbalmente por varios compañeros de vuelo en la ruta Bogotá-Caracas, llegando a temerse por su integridad física. En febrero de ese mismo año, la gestión de Córdoba y Chávez logró la liberación de 4 ex congresistas más que se encontraban en poder de las FARC: Gloria Polanco, Luis Eladio Pérez, Orlando Beltrán y Jorge Gechem. Todos ellos agradecieron la gestión de la Senadora y del presidente Chávez.
A pesar de haber sido apartada de dicha labor por el gobierno colombiano, Córdoba dijo que seguiría actuando para conseguir la liberación de secuestrados y para eliminar el tema del secuestro del conflicto con autorización o sin ella
Piedad Córdoba ha causado diferentes polémicas y controversias por sus posiciones políticas, su cercanía con el presidente Hugo Chávez, sus fuertes críticas al presidente Uribe y sus posiciones frente al conflicto armado colombiano. Dichas posiciones le han traído enfrentamientos con la opinión pública, sectores políticos de opinión y medios de comunicación, en especial con Noticias RCN quien según Córdoba tergiversa sus afirmaciones.
El 11 de marzo de 2007, ante los asistentes del simposio Los Partidos Políticos y una Nueva Ciudad en Ciudad de México, Piedad Córdoba dijo: «los gobiernos progresistas de América Latina deben romper relaciones diplomáticas con Colombia»,27 también indicó que el gobierno colombiano precedido por Álvaro Uribe Vélez «carecía de legitimidad» y señaló al mencionado presidente de «mafioso, paramilitar y asesino».Estas declaraciones generaron su rechazo por parte del ex presidente César Gaviria Trujillo, jefe del Partido Liberal.
nadie puede dudar en Colombia y el extranjero que existe un vínculo claro entre los paramilitares y la cabeza del gobierno. Todos los caminos del paramilitarismo conducen a Uribe, un presidente paramilitar.
El 27 de Septiembre del 2010, la Procuraduría General de la Nación decidió destituir a Piedad Córdoba de su cargo como senadora y la inhabilitó por 18 años para ejercer oficios gubernamentales. El fundamento del procurador Alejandro Ordóñez sobre esta sanción se debió a las supuestas pruebas de vínculos con las FARC.1 Dichas pruebas fueron extraídas de los computadores del guerrillero Luis Edgar Devia Silva alias «Raúl Reyes»37 basado en informes presentados por la Interpol, del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) y la Dijin, sobre la autenticidad de esos medios electrónicos.
El hecho generó controversia en Colombia y la respuesta de indignación por parte de varias personalidades de la comunidad internacional. Piedad Córdoba expresó en entrevistas hechas días después a la revista Semana y el periódico El Espectador, que la acción del procurador hace parte de una persecución política, y además anunció los requisitos para su defensa. Tras apelar la decisión, la Procuraduría reiteró su posición y el presidente del congreso colombiano Armando Benedetti firmó la destitución defnitiva. Córdoba fue destituida del cargo de senadora oficialmente el 3 de noviembre de 2010.
En adición a las pruebas utilizadas por la Procuraduría, con la muerte del guerrillero alias Mono Jojoy, las autoridades colombianas encontraron más pruebas en los computadores personales del guerrillero. En los correos electrónicos encontrados, los miembros de las FARC le asignaron el apodo de “Gaitán” a la entonces senadora Córdoba. También hablan de financiación para las labores de Córdoba, coordinación de estrategias políticas y de las alertas Córdoba a las FARC sobre operaciones militares contra la organización.
Ha sido reconocida nacional e internacionalmente por la vanguardia de su trabajo político utilizando la Internet. Su página web fue seleccionada por la revista Semana como la mejor de los políticos colombianos, nombrándola «Campeona del Internet y la Política». En 2008 su página fue hackeada y los archivos allí contenidos eliminados. Fue la primera política en América Latina en utilizar una cuenta de Twitter, pues decidió no volver a concederle entrevistas a los medios tradicionales para que «no tapen escándalos con mis declaraciones» que la senadora logra posicionarse en el medio, según versiones de los creadores de Twitter, como una persona que reinventa la manera de hacer política a través del Internet luego de que documentara cómo fueron las últimas liberaciones facilitadas por su gestión por parte de las Farc.
A partir de 2012 incursionó en el periodismo político como conductora y líder del programa Causa Justa, producido por el canal Telesur.

Déjanos tu comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*