Home - Latinas Destacadas - Tanya Zea

Tanya Zea

Tanya Zea

Biografía

Tanya Hazel Zea García (Cobán, Alta Verapaz, Guatemala, 25 de febrero de 1953, es una cantante y compositora guatemalteca. Hija de Walter Leopoldo Zea Ligorría y Elvira García Ortega.

Hija de Walter Leopoldo Zea Ligorría y Elvira García Ortega. Ganadora del segundo lugar del festival de la Organización de Televisión Iberoamericana (OTI 1974), celebrado en el Teatro Juan Ruiz de Alarcón, en Acapulco (México), con la canción “Yo soy” del compositor Julio César del Valle, quién en esa época era su esposo.

Estudió en la Casa Central y en el Conservatorio Nacional de Música. A los nueve años hizo su primer Solo con la Sinfónica Nacional. Estuvo casada con Julio César del Valle, con quien procraron dos hijos Julio César y Pedro Pablo; de su segundo matrimonio nació su hijo Juan Miguel. En 1970 participó en el Primer Festival de la Canción Centroamericano y del Caribe, celebrado Panamá,  en donde ganó el primer lugar como mejor intérprete y en Nueva York como mejor voz con la canción “No te cambio, luna”.

Dos años después en el Festival de Maracaibo, Venezuela, se coronó con “Te quiero, te quiero”. Después del triunfo en OTI, fue recibida apoteósicamente en Guatemala, llegando a recibirla el Presidente Kjell Eugenio Laugerud García. Participó en el Show de J. A. Guzmán, en el Canal 3 de Televisión como conductora del programa. Ha grabado 23 Longplays. Otras de sus canciones recordadas son “Se burlan de mí”, “Perdóname los celos”,Peligro, etc.

Ha sido homenajeada por múltiples instituciones entre ellas la Asociación de Periodista de Guatemala con “La Monja Blanca”, por el Señor Presidente de la República, el Señor Alcalde de la Ciudad y la Procuraduría General de La Nación.

Tanya Zea es profeta en su tierra Han pasado muchos años desde que Tanya Zea dejó los escenarios, y con ello muchos rumores sobre su evanescencia, pero detrás de esa decisión están sus tres hijos: Julio César, Pedro Pablo y Juan Miguel. Con elocuencia recuerda los detalles de su vida artística que empezó a los 9 años de edad. Su carrera estuvo llena de éxitos y con la cual trascendió las fronteras, y llegó a Puerto Rico, Nueva York, Panamá, México y España, allá por las décadas de 1970 y 1980. “No fue fácil llevar una agenda con tanto compromiso, no tenía descanso, quizá por eso cuando mi madre falleció, a mí se me desmoronó todo, ella fue una madre para mis hijos…”, recuerda.


En ese momento me di cuenta de todo lo que me había perdido del crecimiento de mis hijos y desde entonces me he dedicado a estar con ellos. Me estoy disfrutando la etapa de ser mamá y me fascina ser abuela”, afirma. “Ahora, incursiono en el arte de las manualidades; estudio repujado y bisutería, así que cuando mi voz no canta, mis manos lo hacen”, indica. Se considera una mujer trabajadora y actualizada, por eso, es a través de Facebook que sigue recibiendo muestras de cariño de quienes suspiraron con sus canciones.

“En aquella época, si no se tenía talento no había nada qué hacer, tomando en cuenta que no existía la tecnología que hoy es un medio para impulsar a un artista”. Su experiencia la ha llevado a concluir que en este campo “si se quiere llegar a ser profesional es necesaria la preparación, todo lo bueno lleva un proceso y cuesta”.

Déjanos tu comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*