Home - Latinas Destacadas - Yolanda Pantoja Fuentes: Mujer llena de magia

Yolanda Pantoja Fuentes: Mujer llena de magia

 

“Todo es magia. La vida sin magia no es vida”. Así se expresa la pintora y escultora Yolanda Pantoja Fuentes, originaria de Yucatán, pero quien radica en Cuernavaca desde hace muchos años.

La fantasía y el misticismo son dos de los temas presentes en el trabajo creativo de esta gran mujer, cuyo nombre artístico es Yolanda Quijano y quien, desde hace varios años, considera a la magia como forma de vida. Y ello se refleja en las corrientes artísticas de su obra: realismo mágico, figuración, expresionismo abstracto y surrealismo.

Mujer y creación
Una de las grandes fuentes de inspiración de la creadora es la mujer, y en su obra la figura femenina está siempre presente, ya sea a través de figuras míticas, como sirenas a las que interpretado de una manera diferente, doncellas medievales, vírgenes, ángeles y constantes retratos de Sor Juana Inés de la Cruz, a quien admira profundamente.
“Creo que en mi obra hay magia, y la gente la puede percibir; hay un misterio. La inspiración la tengo todo el tiempo: vive conmigo; siempre tengo la necesidad de crear algo. En el momento en el que piso el umbral de mi estudio, me atrapa y ya no quiero salir de ahí; y si estoy en otra parte, estoy pensando en arte”, expresa.
Cuando la artista era apenas una niña, le interesaba crear cosas nuevas; sin embargo un pequeño accidente la hizo cambiar de opinión: “Yo pensaba en ser inventora; a esa edad me preguntaba qué podía inventar. Una vez, me puse a hacer tarugadas en el patio de mi casa, recogí todo lo que me encontré tirado en el suelo e hice una fogata. En una vasija coloqué todo lo recolectado; me acerqué a la fogata y me quemé las pestañas y cejas. Esa fue mi entrada y salida a la invención”.
Sus gustos e intereses estuvieron siempre enfocados a la ciencia y la invención. En su etapa como estudiante, se interesó por la Química y la Medicina, y fue esta última la que eligió como carrera. Al casarse, tuvo que abandonar los estudios y dedicarse al hogar, pero este tiempo lo aprovechó para pintar, iniciándose de manera autodidacta; aunque el dibujo y las formas la han acompañado desde su infancia.


“La pintura siempre la sentí en mí, me gustan las formas. Cuando me casé y me quedaba sola en la casa, hacía figuritas todo el tiempo para distraerme. A veces dibujaba lo que me rodeaba: a la chica que trabajaba conmigo, a mis hijos y todo lo que podía. Así empecé. Un día, un pariente vio mis dibujos y me dijo que él podía darme clases, y así fue un tiempo, pero ya no pude continuar. Después, tomé unos cursos en el parque de Chapultepec, en el Distrito Federal. Amigas que eran amas de casa me animaron a tomar clases en La Esmeralda, Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado, pero no tenía dinero para ir y estaba muy delicada de salud; no podía económicamente, pero me animaron. Entonces, entramos a un curso libre. Siempre conté con el entusiasmo de mis compañeros”, rememora la madre de los también pintores Adriano Silva Pantoja y Alejandro Quijano.
Yolanda Quijano es miembro de la fundación Summa de Talentos, organización sin fines de lucro fundada y dirigida por su hijo Alejandro, y cuya misión es fomentar el bienestar individual, económico, intelectual y social a través de las artes plásticas o visuales. Además, es parte del cuerpo de Honor de la Sociedad Cultural Sor Juana Inés de la Cruz en la Ciudad de México.

 

 

 

 

 

 

Déjanos tu comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*